Activismo climático: La revolución con la nevera llena

La COP25 de 2019 Chile se ha tenido que celebrar en Madrid. Porque Chile está en llamas por las reivindicaciones sociales. Y no es casual. Chile ha seguido los dictados de la ONU en cuanto a la «emergencia climática», cerrando minas de carbón y centrales térmicas. ¿El resultado? Un encarecimiento de la energía que la hace impagable. Y un aumento de las «tasas ecológicas» que resultan asfixiantes. ¿Y todo por qué? Por nada.

La crisis climática es un fraude. Lo sabe cualquier físico o climatólogo. El CO2 no es la causa del calentamiento del planeta, sino su consecuencia. Está demostrado. La mínima concentración de CO2 en la atmósfera sigue a la radiación solar con un retraso que Al Gore no mencionó en su documental «Una verdad incómoda» . El clima sigue los ciclos radiantes del Sol, ciclos cortos que son de 11 años y largos de algo más de 200 años.

timo_wolf_3

Arriba tenéis dos ciclos superpuestos: de 1600 a 1820 y de 1820 a 2040. Las temperaturas se conocen por las muestras en el hielo antártico. Es ciencia. No lo dudéis.

Desde la antigüedad las manchas solares siempre se han relacionado con un mayor calentamiento de la Tierra. El hombre de ciencia siempre anotó las manchas solares en sus apuntes para predecir el tiempo a años vista. Por eso, a pesar de los funestos pronósticos climáticos actuales, las temperaturas bajaron continuamente a primeros de siglo XXI; descendieron, a pesar de la industrialización a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial y su desarrollismo económico; ascendieron a partir de la crisis del petróleo, etcétera. Tocaba, porque el Sol va a su bola, pasa de la ONU y sus designios globales. Ante el descenso de temperaturas de primeros del siglo XXI, la ONU cerró el pico. Pero al siguiente ciclo, que ahora vivimos, fue su gran oportunidad. Y se lanzó a una guerra  sin cuartel contra la industrialización y, sobre todo, contra la gente llana, sus vehículos y sus calefacciones.

En 4 o 5 años, el clima cambiará de nuevo, con temperaturas del planeta a la baja. Y con el enfriamiento, vendrá una relativa miseria: pues sin calor no hay vida. Porque mata 20 veces más humanos, animales y plantas el frío que el calor. De hecho, el planeta ha vivido períodos en los que ha estado mucho más caliente que ahora. Y han sido siempre épocas de prosperidad, muy anteriores a la industrialización. Durante la Edad Media, por ejemplo.

temps1000-2000

La «revuelta contra el cambio climático» es la nueva religión planetaria protagonizada por neuróticos y autistas (Greta la Ecologeta es un ejemplo paradigmático); es parte de la revolución de los que tienen la nevera llena. Bonvivants (y Greta sigue siendo ejemplo, con su buena vida a la sueca, sus catamaranes de diseño millonario y unos padres explotadores de la infancia). Oponerse a la ONU y sus revoltosos con la verdadera Ciencia es ser un hereje. Porque los adeptos al calentamiento global causado por el hombre se comportan como una peligrosa secta. Ser un negacionista del calentamiento global causado por el hombre es igual o peor que negar el Holocausto. Los fenicios no toleran la duda en ninguno de los dos casos, y menos la contestación.

La juventud, siempre idiota (están en su derecho), ni se pregunta cómo es que les dejan manifestarse con tanta libertad, cuando el sistema no se la da cuando se protesta por reivindicaciones sociales. Pero es que esa juventud no reivindica los derechos sociales porque ya vive muy bien. Ni le importa que el objetivo de la ONU, con sus falsificaciones climáticas, sea acabar con el sueño africano de desarrollarse industrialmente(*). Y que sean Occidente y China los que sigan contaminando el planeta. Porque contaminación humana sí que hay: plásticos y emisiones tóxicas a manta. Pero eso no tiene nada que ver con el CO2 ni con el efecto invernadero, que no existe, según han comprobado los satélites y globos sonda.

El CO2 no es un gas contaminante. Es el gas de la vida que, absorbido por las plantas, les permite crear cadenas de carbono y crecer. Los humanos, los animales y las plantas somos CO2. Y el CO2 no produce ninguna clase de efecto invernadero. En cambio, sí lo producen las nubes. Pero nadie puede meterse con las nubes, porque queda como un idiota. Las nubes son la reacción más rápida del planeta al calentamiento global. Reacción defensiva porque la radiación solar es reflejada en las nubes y el planeta se autorregula en temperatura superficial. Y entonces llueve mucho, claro. Cuando sumamos calentamiento, CO2 y lluvia, lo que acontece es fertilidad en la Tierra. Inmensas cosechas. Riqueza. Por eso, cuando la ONU comprendió que la temperatura de la Tierra es cíclica y que no iban a aumentar los desiertos, incluyó en el catastrofismo mediático de sus informes de pacotilla los acontecimientos climáticos extremos. O sea, la lluvia en sus manifestaciones más destructivas, que siempre han existido y seguirán existiendo.

Toda religión es letal. Lo fue, aparte del cristianismo, el islamismo, el marxismo, el comunismo y el socialismo internacional. Los mismos que hubieron de abandonar la quimera comunista para el planeta, luchan ahora por la desindustrialización (pero todos con sus móviles, sus wifis y sus lujos). Porque, como bien sabemos, el procedimiento que el socialismo real aplica en sus revoluciones siempre es lograr la igualdad de rentas enrasando por debajo. Provoca siempre un inflación galopante que arruina a los ahorradores y convierte en pobres a todos. Y nos convierte a todos en absolutamente dependientes del estado a través de la cartilla de racionamiento. Lo mismo en la URSS que en Cuba, Corea o Venezuela. Es su sistema de dominación: «Si quieres comer, habrás de serme fiel hasta la muerte». Por supuesto, los miembros del partido viven muy bien en sus dachas en el Caspio o sus casoplones en Galapagar.

El COP25 termina. Dicen que los 30.000 asistentes se han dejado 200 millones en hoteles, restaurantes y casas de putas de Madrid. Esto último sí que ha sido un calentamiento a causa del hombre.

ÁCRATAS

(*) Mensajes en la televisión como ése de «El cambio climático provocará el hambre de 100 millones de personas en los próximos 30 años» son, a su manera, verdad. Se refieren a la dictadura climática y a los africanos impedidos en su desarrollo. La ONU impedirá el desarrollo africano, mantendrá su chabolismo y ausencia de electricidad, y mantendrá África como un continente suministrador de materias primas y mano de obra barata inmigrante.

 

 

23 comentarios en “Activismo climático: La revolución con la nevera llena

  1. Ojead lo que dicen»los mínimos de Maunder» y establecer consecuencias.
    Lo que va a hacer falta son transformadores para la calefacción y ahora preguntaos a que viene la guerra de Siria y los oleoductos que pasan por ahí hacia Europa.
    Este artículo sabe lo que dice.

    Uno como vosotros

  2. Félix Udivarri

    Efectivamente, los mínimos como el de Maunder, son cíclicos.

    la parte más fría de la llamada Pequeña Edad de Hielo, de los siglos XV al XVII, durante la que Europa, América del Norte, y quizás el resto del mundo, sufrieron inviernos muy crudos. Hay cientos de grabados que muestran a la gente patinando y comerciando en el Támesis congelado. Se sabe que se congeló el Ebro.

  3. PERRO CRUDO

    Festivamente: la imfommática tiene un pedazo huella ecológica mucho mayor que la de los libros en papel. El almacenamiento de la información es tan redundante, que ocupa millones de veces lo necesario. Todo esto empezó tímidamente en los 80 con los Commodore para lanzarse al vacío insostenible a finales de los 90. Hoy es INSOSTENIBLE que cada pavo y pava (y pave) tenga un móvil chino (todos son chinos): Coltán, Neodimio, intoxicación del Río Amarillo con ácidos de todo tipo y bases variadas. Aún peor para los que tienen portátiles. Se ve que las tablets y los ordenadores de sobremesa van a la baja. Porque duraban demasiado.

    Cada mam@nazo, en general ecologeta Gretizumberiano, cambia su móvil cada 2-3 años. Hay que estar a la última para poder acudir a las manifestaciones por la hipermegacrisis climática y grabarlo todo en 8K, y colgar millones de fotoselfis en las redes con megaservidores de huella ecológica como erupciones diarias del Vesubio, demostrando que son guais (y que echar un polvo de vez en cuando con lo que sea, hombre mujer o transgénero, no debiera ser para ellos una quimera inalcanzable, como lo es). A cambio, ninguno de ellos lee libros. Ni uno. Las bibliotecas están cerrando o transformándose en meros donantes de wifi y sitios gratuitos para charlar y quedar (de estudiar, nada, ¿para qué, si acabarán todos con empleos corporales sin horizonte de mejora?) Las bibliotecas ya ni aceptan las donaciones de grandes coleccionistas fallecidos. Os lo juro. Tiran los libros a la basura (selectiva, eso sí) para hacer pulpa de papel reciclado para consumo de la Administración. Hasta tal punto es cierto que, teniendo como tengo una amiga bibliotecaria que me avisa de las llegadas de lotes de donantes, me he hecho con una biblioteca personal de libros valiosísimos (rechazando 95 de cada 100) de más de 2.000 ejemplares. Mi casa está forrada de libros excelentes a doble fila en cada pared construida. Ya os digo, tengo hasta primeras ediciones, es la repera. Los libros son, por cierto, el mejor aislante acústico que existe.

    Solución: No os va a gustar. Cerrar cuentas de Facebook, Twitter, Instagram y demás polleces de inmediato. Y ligar en un bar, como antes. La pornografía, de revista, como antes. Y en vídeos VHS, que sobra y las cintas y los reproductores salen gratis. Se acepta que sean DVDs, que ya están grabados y es mejor no tirarlos al bvertedero, que contaminan un huéver. La ventaja de ligar en un bar es que no te llevas chascos cuando quedas por Tinder y la tía tiene 10 años más de los declarados y cuatro perros en casa.

    Despertad. retroceso al pasado cuanto antes.

    Por cierto, Greta Zúmber no ha dicho ni una palabra de todo esto. Se le habrá olvidado. O se lo habrán prohibido los que manejan el muñeco, que son los fenicios de siempre.

    Saludos.

  4. Supresión de información
    El control de los medios permite que la información que llega a la gente sea seleccionada y se le de un sesgo absolutamente negativo, suprimiendo cualquier dato que permita el más mínimo resquicio de interpretación positiva de ningún aspecto del cambio climático. La gente ignora que gracias al cambio climático y al aumento de CO2 la productividad del planeta está aumentando, la superficie foliar detectada por los satélites se está incrementando y los desiertos se están reduciendo. Un planeta más productivo es un planeta que soporta más seres vivos. La gente ignora que allá donde los humanos no lo impiden la masa forestal está creciendo. En España cada vez hay más árboles. La gente ignora que el frío mata a más gente que el calor incluso en los países templados por lo que el calentamiento global reduce el número de muertes atribuidas a efectos de la temperatura. En España tanto el número de muertes debidas al frío como el de las debidas al calor está disminuyendo pero si a alguien se le ocurre decir que el calentamiento global salva vidas se lo comen vivo, porque el cambio climático debe ser todo negativo, nada positivo.

    Figura 16. Evolución de la mortalidad atribuible al frío (izquierda) y al calor (derecha) en España. En color están los datos observados, en negro un modelo de adaptación variable a una temperatura constante, y en gris un modelo de adaptación constante a una temperatura variable. Fuente: Vicedo-Cabrera AM et al (2018) «A multi-country analysis on potential adaptive mechanisms to cold and heat in a changing climate.» Environment international 111: 239-246.
    Lo cierto es que los efectos positivos del cambio climático hasta el presente son medibles e importantes, mientras que los negativos son pequeños y en la mayoría de los casos imaginarios, por eso es tan importante que el público no sepa de los efectos positivos.
    e) Invisibilización de los que disienten
    Hace muchos años había debates entre quienes defendían que el cambio climático era de origen humano y peligroso y quienes no. Pero eso cambió cuando los científicos partidarios del origen humano, hartos de perder los debates, se negaron a debatir con escépticos, ilustrado por el programa de televisión de 2013 donde Gavin Schmidt rehusó permanecer en el set cuando hablara Roy Spencer. Posteriormente empezaron las quejas de que los medios prestaban excesiva atención a los escépticos, y en 2018 la BBC estableció la política de no incluir «negacionistas» en la cobertura del cambio climático, al tiempo que establecía la obligatoriedad de seguir un curso en como informar del cambio climático. Sin proclamarlo casi todas las cadenas principales han tomado la mismas medidas. La gente solo puede recibir una visión del cambio climático y los que disienten deben desaparecer. Además los meteorólogos son aleccionados a cómo transmitir un mensaje único y cohesionado sobre el cambio climático. Mónica López, meteoróloga de TVE, es la presidenta de la Asociación de Comunicadores de Meteorología y en la conferencia Change the Change en San Sebastián en Marzo de 2019 explicaba como transmitir un mensaje único. Ni en sus peores pesadillas podía George Orwell imaginar un sistema mejor. No recibiréis ninguna información contraria al dogma climático si os atenéis a los medios oficiales. Y sus intentos de controlar la información libre de internet con etiquetas de «fake news» y la presión sobre Google y Facebook para que eliminen la «desinformación» climática podrían tener éxito.
    f) Descalificación de los que disienten
    Cuando se insulta a los que piensan diferente ello constituye una luz roja de alarma ante un dogma intolerante que se trata de imponer sin argumentos. El dogma establece que el cambio climático que estamos observando es por culpa de nuestras emisiones y que constituye un grave peligro que requiere acción urgente. Cualquiera que disienta o simplemente dude de ese dogma en cualquier aspecto es denominado un «negacionista» y no importa en absoluto que la ciencia no lo haya demostrado. El término es derogatorio por asimilación con la negación del Holocausto, lo que colocaría a los científicos escépticos en el mismo plano que a quienes comenten un delito en Alemania y otros países. Los últimos insultos son de Pedro Sánchez llamando fanáticos y Javier Bardem llamando estúpidos a quienes no comulgan con el dogma climático. Lo que hay que oír, un presidente al que le escribieron la tesis plagiada y un actor que vive de fingir lo que no es al tiempo que propugna para los demás una vida libre de emisiones que él no lleva. Además se acusa a los escépticos de estar a sueldo del Big Oil por aquello de acusar a los demás de lo que uno es culpable. No solo las grandes petroleras se gastan fortunas en apoyar esfuerzos climáticos para mejorar su imagen, sino que la ONU, los gobiernos y la industria del cambio climático riegan de dinero, premios y subvenciones a quienes promueven la idea de un cambio climático catastrófico. Todos los premios son para los alarmistas y como ejemplo está el premio fronteras del conocimiento de 400.000 € que otorga la fundación del BBVA en la categoría de cambio climático. No hay dinero para los escépticos, que son perseguidos e insultados mientras los alarmistas se embolsan toda la pasta entre aplausos. No es extraño que los científicos apoyen el dogma en su gran mayoría, al menos en público. Les trae problemas sin fin hacer público su escepticismo y grandes beneficios proclamar el dogma.
    g) Falsos símbolos
    Nada para promocionar una causa como un símbolo y el elegido por los luchadores contra el cambio climático es el oso polar. El problema es que es un símbolo falso. Se calcula que hay entre 25.000 y 35.000 osos polares lo que es un número muy respetable para un predador en la cúspide de la cadena alimenticia que vive en un entorno tan difícil. No está de ninguna manera en peligro de extinción, ni siquiera en un estado preocupante. Los osos polares están incrementando su población desde que en 1973 se reguló su caza. En 1996 se le sacó de la Lista Roja de IUCN de animales en peligro de extinción y se le situó en situación poco preocupante por su aumento de población. En 2008 se le puso por motivos de preocupación por el cambio climático, concretamente por la disminución de la extensión de hielo, en el Acta de Especies en Peligro (ESA) de los EEUU (USFWS), sin ninguna evidencia de que su número se estuviera reduciendo. Sin embargo la última estimación de población por IUCN en 2015 fue de 26.000 ejemplares, a pesar de lo cual se le rebajó el estatus a vulnerable para reducir el contraste con la ESA, y desde entonces los estudios elevan ese número a 28.500. Los osos son ahora tan abundantes que se producen una gran cantidad de avistamientos y ha subido el número de personas atacadas, a lo que los propagandistas le dan la vuelta y dicen que es que los osos están desesperados por el cambio climático. Al parecer pasa a menudo que a los animales en peligro de extinción se les vea cada vez más antes de desaparecer del todo. En cualquier caso el estatus del oso polar como símbolo se tambalea. No ayuda que su principal comida sean los bebes de foca. Le andan buscando sustituto y lo han intentado brevemente con las morsas, pero al parecer tampoco dan el perfil.

    Figura 17. El asentamiento ruso de Belushya Guba fue invadido por hordas de osos polares en Febrero de 2019 por dejar la basura tirada en una época del año en que los osos llevan varios meses sin comer y hay hielo para aburrir. A partir de mediados de Marzo las focas comienzan a parir y empieza el festín. Es cuando hay más hielo en el Ártico, pero los años en que el hielo es muy espeso en algunas zonas los osos tienen mayores dificultades para cazar focas.
    h) Campañas de marketing con cambio de marca
    El re-etiquetado del producto bajo distinta marca cuando no se vende bien es la típica estrategia de marketing (rebranding). El calentamiento global era un nombre descriptivo, pero tenía el problema de que en invierno no se vendía bien. Cambio climático era un nombre más blando, pero tenía la ventaja de poderse aplicar a todo. Si caía una nevada como no se había visto en décadas, se podía echar la culpa al cambio climático. Pero la gente se resistía, el número de escépticos es relativamente alto en los países anglosajones y disminuye muy lentamente. Se intentó brevemente con disrupción climática y la intraducible «global weirding» (volverse raro), pero ambas fracasaron estrepitosamente. Crisis climática tenía un cierto nivel de aceptación entre los científicos pero la palabra crisis está muy abusada por la sociedad y lo mismo vale para un matrimonio que para una situación de insatisfacción personal. Pero este año parecen haber encontrado la marca perfecta, emergencia climática. Emergencia es perfecta porque está asociada a situaciones de claro e inmediato peligro que obliga a una respuesta igualmente rápida. Con la potente maquinaria de propaganda detrás su uso se ha extendido como la pólvora. The Guardian la declaró expresión preferida a cambio climático en Mayo. Los diccionarios Oxford han hecho su parte declarando «emergencia climática» la palabra del año 2019. Lo sé, no es una palabra, son dos.

    Figura 18. El uso de la expresión «emergencia climática» ha estallado en 2019 desde su ausencia anterior, obviamente por su uso coordinado en los medios. ¿Por qué se ha convertido el cambio climático en una emergencia en 2019? Fuente: Oxford dictionaries.
    Con una nueva marca más adecuada ha sido también el momento de dirigirse a un sector objetivo más crédulo y fácil, los jóvenes. Ahí la penetración del producto podrá superar fácilmente el 90 %.
    i) Manipulación de los jóvenes
    Las investigaciones de Justin Barrett sugieren que todos nacemos creyentes, programados biológicamente para creer en cosas para las que no hay evidencia. Eso explicaría en parte por qué las religiones son una característica universal en todas las culturas. También explica en parte por qué los jóvenes resultan más fáciles de indoctrinar si se les expone únicamente a una versión dogmática y sin fisuras ni contradicciones. Lleva tiempo y esfuerzo convertirse en un escéptico. A menudo se logra después de que a uno le hayan engañado muchas veces y siempre requiere plantearse las razones por las que uno cree en las cosas en ausencia de evidencia, algo que a la gente en general no le gusta hacer.
    Los manipuladores del cambio climático llevan mucho tiempo reclutando niños para sus campañas, como el caso de los 21 niños, incluyendo a la nieta del científico activista James Hansen, que en 2015 llevaron a juicio al gobierno federal de los EEUU en el caso Juliana vs. US, que aún está por resolverse. Sin embargo fue con el reclutamiento de Greta Thunberg en Suecia donde finalmente consiguieron el éxito. Greta es una niña disfuncional perteneciente a una familia disfuncional. Padece el síndrome de Asperger un trastorno neurobiológico que entre otras cosas le confiere una baja sociabilidad, falta de empatía, intereses limitados e interpretación literal de lo que se le dice. Sheldon Cooper, el personaje de la serie cómica «The Big Bang Theory», es una muy buena caracterización de una persona con síndrome de Asperger según el actor que lo interpreta. El síndrome de Asperger hace a Greta Thunberg particularmente susceptible a creerse a pies juntillas lo que le dicen del cambio climático y a dedicar todo su esfuerzo a ello. Sin embargo no es lo que necesita. Lo que le están haciendo a esta niña debería calificarse como maltrato infantil. Toda la atención que recibe, el ser amada y odiada por millones de personas que no conoce, el tener que hablar ante multitudes, el andar de un lado para otro acompañada de adultos que la guían y entrenan en lo que debe decir, es lo contrario de lo que necesita alguien con su condición. A su edad debería estar en un entorno estable, jugando, aprendiendo a socializar, yendo al colegio y al psicólogo para mejorar sus limitaciones. Esta siendo utilizada por la maquinaria climática para aumentar la venta de la emergencia climática en el sector juvenil con la colaboración de sus padres y esperemos que no termine siendo un juguete roto.
    6. Conclusión: No hay emergencia climática
    Cada cual es libre de creer en lo que quiera, y entiendo que si nos están sometiendo a una campaña brutalmente intensa sobre el cambio climático y se suprime la posibilidad de que nos lleguen mensajes contradictorios la inmensa mayoría opte por creer lo que se le dice. Sin embargo siempre ha sido sano no creerse mucho lo que a uno le dicen pero no le demuestran.
    El calentamiento global se está desacelerando desde mediados de los 90. Esto es algo que nadie os va a decir pero que no tenéis por qué creéroslo. A diferencia de ellos yo os digo como podéis comprobarlo con facilidad vosotros mismos en 15 minutos. No tenéis mas que bajaros la base de datos de temperaturas globales HadCrut 4.6 de la Oficina Meteorológica del Reino Unido. El dato que interesa es la segunda columna (la primera son los meses), que corresponde a la anomalía mensual en °C con respecto a la media de 1961-1990. Copiáis o importáis esa columna a Excel (en Rankia la gente sabe usar Excel, ¿no?). No tenéis mas que restarle a cada dato el anterior para tener la variación de temperatura mensual, es decir la variación de temperatura con respecto al tiempo que es la velocidad a la que se calienta la Tierra. Luego halláis la media móvil centrada de 181 meses (15 años) y multiplicáis esos datos por 12 para tener la velocidad media de calentamiento en °C por año. Lo que sale es la curva negra de esta gráfica:

    Figura 19. Velocidad de variación de la temperatura mensual de la Tierra de enero de 1850 a octubre de 2019 representada en su media centrada de 181 meses (15 años) entre enero de 1900 y octubre de 2019 (línea gruesa negra). La línea fina es un ajuste polinómico (grado 6) de tendencia. En rojo la variacion de nuestras emisiones de CO2 en miles de millones de toneladas de carbono (ver figura 7). En amarillo la actividad solar en número mensual de manchas solares con un filtro gaussiano para compensar los altibajos del ciclo solar de 11 años. En azul el incremento de velocidad media de calentamiento entre 1925 y 1995.
    La velocidad de calentamiento de los años 1980-90 es de solo 0,005 °C/año (medio grado por siglo) superior a la de los años 1920-30. Pero ni siquiera esa pequeña diferencia (en azul) puede ser achacada completamente al incremento de CO2, puesto que durante ese tiempo ha tenido lugar el máximo solar moderno (1935-2005, en amarillo), un largo periodo de actividad solar por encima de la media que razonablemente también ha debido contribuir al calentamiento. Para colmo desde mediados de los 90 la velocidad de calentamiento se está reduciendo mientras que nuestras emisiones se incrementan mucho. Llegados a este punto, el escepticismo es la única posición racional. El comprobar que esto es cierto está al alcance de cualquiera. La velocidad de calentamiento de la Tierra no parece responder mucho a nuestras emisiones, y además sigue un ciclo de unos 65 años que fue descubierto en 1994 por Schlesinger y Ramankutty y que es sistemáticamente ignorado por el IPCC porque es incompatible con el alarmismo. En contra de lo que nos dicen lo que ahora toca es que la Tierra se caliente más despacio, no más deprisa. A pesar de que el incremento de CO2 continúa, el calentamiento se está frenando.
    Parte de la prisa que tienen con la emergencia climática es que la reducción de la velocidad de calentamiento empieza a ser muy evidente en los datos y eso implica saber ya que los escenarios alarmistas no se van a cumplir y además resulta muy difícil explicar la reducción de velocidad si el CO2 está subiendo cada vez más deprisa en la atmósfera (2,5 ppm por año, figura 7). Lo que nos espera a continuación son los inviernos fríos de 2019-20 y 2020-21 debido al mínimo solar, que nos atiza el vórtice polar con sus frentes de aire polar cargados de nieve, y en 2020 debería llegar La Niña que acompaña el inicio de un nuevo ciclo solar como han descubierto los astrofísicos Leamon y col., algo que también ignora el IPCC porque no reconoce efectos solares indirectos. Lo opuesto al Niño, La Niña viene acompañada de una reducción de la temperatura global en superficie. Durante la próxima década no nos espera calentamiento, o muy poco, y aunque a la maquinaria del cambio climático no la para ya ni la llegada de la siguiente glaciación (seguiría siendo culpa de nuestras emisiones), es indudable que el número de escépticos aumenta cuando los datos contradicen el dogma; y el escepticismo es la kriptonita de los alarmistas que requieren de la fe de la gente y de su buena disposición a ser desplumada por una buena causa.
    En la conferencia de Madrid de esta semana ya se han quitado la careta y nos dicen bien a las claras que el gran objetivo para esta cumbre es establecer «un mercado global de carbono que permita a los países (y a través de ellos a las empresas) intercambiar compensaciones [léase flujos de capital], con el establecimiento de un sistema totalmente nuevo que vincule los mercados de carbono existentes». Nos lo pueden decir más alto pero no más claro, esto es un asunto de pasta y los que la vamos a poner para que se la lleven los de siempre somos nosotros, claro está.

  5. El consenso científico abala que el CO2 causa el cambio climático, eso es un argumento de autoridad, una falacia

    1. ElLobo

      Si abala seguro que aproporciona alana…

  6. Un apunte, no son las nubes sino el vapor de agua que hay en la atmósfera, el gas que mayor influencia tiene en la temperatura de la superficie terrestre.
    Las nubes son una concentración de vapor de agua que hace bajar la temperatura de la superficie terrestre, porque funciona como una sombrilla.
    En cambio, concentraciones menores que no crean nubes, pero mantienen una humedad grande en la atmósfera y dejan pasar los rayos del sol, aumentan la temperatura.

    El efecto invernadero sustentado en el modelo de cuerpos que absorben y emiten radiación, que a su vez se basa en el objeto teórico del cuerpo negro, es equivocado y no se corresponde con los fenómenos naturales observables.

    La radiación es un movimiento, ondas que mueven las moléculas, y la vibración de las moléculas es el calor que sentimos. Traduciendo las ondas en fotones, pero con una pequeña masa, estos golpean las moléculas y las hacen vibrar, es como si en una mesa de billar hubiera bolas de billar atadas entre sí por hilos, con distintas tensiones gruesos y durezas o elasticidad, que equivaldrían al tejido que conforma la estructura del espacio, para que las moléculas se distribuyan formando distintas densidades.
    Cuando los fotones golpean las bolas de billar, éstas se mueven, pero también hacen que el movimiento de los fotones se reduzca.
    Este modelo es más exacto y correcto, el de los cuerpos que emiten y absorben energía es erróneo, porque confiere a las propiedades de estos cuerpos las causas de las temperaturas, y no es así, porque hay que tener modelos que tengan todos los factores en consideración.

    Saludos.

  7. Se pretende cambiar el clima, algo que no está en nuestras manos, un imposible
    Y no se propone algo viable, como modificar nuestra forma de vida actual, para no destruir los procesos naturales de regeneración, que garantizan la vida humana.

    1. Zigoto

      Joder! Que gusto darse una vuelta por aquí cada vez que hay una nueva entrada (y comentarios); gracias Editor.
      Queda de poco a nada que aportar tras lo ya escrito; quizá un par de enlaces dedicados (en «puto» inglés, sorry):

      1) A «PERRO CRUDO»
      «Climate rebunked» https://youtu.be/a82G96xvtpI

      2) A «BUSGOSU»
      «SAFIRE Project» https://youtu.be/DTaXfbvGf8E

      PS: «La verdad os hará libres… en inglés, más pronto»

  8. Zigoto

    Joder! Que gusto darse una vuelta por aquí cada vez que hay una nueva entrada (y comentarios); gracias Editor.
    Queda de poco a nada que aportar tras lo ya escrito; quizá un par de enlaces dedicados (en «puto» inglés, sorry):

    1) A «PERRO CRUDO»
    «Climate rebunked» https://youtu.be/a82G96xvtpI

    2) A «BUSGOSU»
    «SAFIRE Project» https://youtu.be/DTaXfbvGf8E

    PS: «La verdad os hará libres… en inglés, más pronto»

  9. el blues

    Por qué soy un troll de mierda…¿es la condición del escorpión y no lo puedo evitar? Por que solo si vivo de ello tiene justificación.

  10. el blues

    No es problema el cambio del clima, como TODO el mundo sabe y nadie defiende por temor a ser señalados por los telepredicadores del clima climático- Bardenes varios- , sino la basura no reciclable: plásticos y chatarra electrónica (vete a un punto limpio de tu barrio y comprobaras lo que digo y cómo te comen la oreja para cambiar de tamagochis cada año). Los que la producen son los que se escudan, para no hacerse cargo de ella, en los calentamientos del clima climáticos. Además de tirar las tarjetas de crédito, evita los envases de plástico y compra productos fabricados y producidos en Eespaña todo lo local que puedas.

    1. Benardo Arenero

      Esto sí es una política social ácrata. Basura, no. CO2, sí. Otos gases contaminantes, no. Compuestos de azufre y nitrógeno procedentes de las combustiones de hidrocaburos complejos.

  11. Me ha gustado el principio del artículo. Pero ya no habláis de capitalismo, de democracia, de creación del dinero, ni de las falacias liberales al uso, de hecho las reproducís al final con esa retahíla de lugares comunes sobre la izquierda (en Venezuela no hay socialismo) sobre la inflación y los «ahorradores», sobre el comunismo sovietico y sobre P. Iglesias… En el próximo artículo podéis hablar del «déficit público», otro invento muy efectivo. Se os ve encantados con la oligarquía bancaria actual. Como Vox.

    Debéis distinguir entre el marxismo por un lado y la izquierda socialista y democrática por otro. Os habéis pasado a la reacción en un movimiento oportunista. Triste de ver. Lo intentasteis con el marxismo (vuestra defensa de la lucha de clases) y ahora al otro extremo, la reacción.

    El marxismo más que una religión (mirad la etimología) es un dogma, un credo, un evangelio si quieres…Es antipolítico, prototalitario, autoritario. Se postula como una ciencia.

    El ecologismo oficial tiene la función de anular a la izquierda política en particular, y a los países que experimentan un nuevo concepto del Estado, y que necesitan de la industrialización para progresar, en general. El diseño de la estrategia-propaganda liberal-capitalista mediante el ecologismo es este: «Nuestro sistema político-económico tiene defectos pero, en general es democrático y efectivo. Eso sí, hay que subsanar un pequeño, o gran detalle que nos impide seguir siendo tan maravillosos: el calentamiento global». El marxismo ha comprado y soporta este relato porque comparte su visión materialista «científica» y, porque es parte del régimen global. Más bien el hermano pobre, un seguidor.

    Ahora, añadir la palabra socialismo (ecosocialismo) al ecologismo no significa nada, puesto que son conceptos en diferente plano. Esto es evidente para cualquiera menos para la actual adocenada y sofronizada por las pantallas población.

  12. Liberal-capitalismo y marxismo son dos visiones igualmente cerradas, completas del mundo. Y esto es lo que los acerca peligrosamente. El fascismo no es más que un capitalismo extremado.

    1. PERRO CRUDO

      No puedo estar más en desacuerdo. El fascismo implica un intervencionismo absoluto en la economía: nacionalizaciones de industria básica y banca central y emisión de moneda.

      1. Sí pero intervencionismo de quien? ¿Quién ejecuta esa intervención? ¿ la nación? En una democracia el Estado es la materialización de la nación. Ud está hablando de estatalización. Reacción. El fascismo propone una vuelta al AR disfrazado de modernidad. Se trata del aplastamiento de la nación política, la nación contemporanea.
        Además, ud parte de la base de que las promesas de libertad capitalistas liberales son ciertas. El fascismo no es antiliberal, eso es una máscara. Mire la evolución personal ideológica de muchos liberales ahora mismo. El fascista es un liberal asustado e ignorante. El fascismo actual es claramente liberal, ya no tiene que disfrazarse. Lo hará, como ud parece prometer, si le es necesario electoralmente (la asunción de un discurso «social»).

  13. el blues

    SOCIALISMO -> FASCISMO -> ESTATALISMO->COMUNISMO ->LIBERALISMO-> CAPITALISMO = >>
    T O T A L I T A R I S M O

    Términos por el que se conoce a las ideologías, los movimientos y los regímenes políticos donde la libertad está seriamente restringida y el Estado ejerce el poder sin divisiones por lo tanto sin control por la nación política, ni restricciones.

    Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado.

    Sueño húmedo recurrente del poder cuando piensa en la nación política.

  14. Es cierto que hay una intención totalitaria en el ecologismo.

  15. el blues

    SERVIDUMBRE VOLUNTARIA

    » Moncloa garantiza al IBEX que pondrá «freno» a Podemos. Traslada a los empresarios que los de Iglesias no tendrán ninguna responsabilidad económica clave en el futuro gobierno y que las reformas se harán bajo tutela de la UE». Pedro Sánchez. («La Razón», 8 diciembre 2019)

    Así se vende una nación, que mira al tren como las vacas, al IBEX y a la UE.
    Españolito que vienes al mundo…. date por jodido.

  16. No entiendo el artículo. Disculpad mi torpeza:

    Según las gráficas a menor número de manchas solares, menor es la tempetatura en la Tierra. Pero según las noticias durante 2019 estuvimos 222 días sin manchas solares y no nos congelamos.
    ¿A qué puede deberse?
    Un saludo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: