La derecha muestra su poder en Cataluña

Once de septiembre de 2014, conmemoración del Tricentenari. Si los justos quisieran crear un mundo, podrían hacerlo. Pero esto no va de justicia ni de crear nada. Le llaman «manifestación», pero es una «demostración», un evento espectacular, porque se trata de eso, de un espectáculo de diseño.

Aunque algunos gritan eslóganes como «¡Desobediencia!», jamás se ha visto una multitud más obediente. Medio millón de catalanes vestidos cada uno con la camiseta correcta, roja o amarilla, ordenadamente situados en su lugar.

Nada improvisado. Nunca el dragón estuvo con mejor salud y más entonado.

Una demostración de poder. Todos juntos, derecha pura (CiU) e izquierda de la derecha (ERC et alter) unidos en apoyo del régimen. Mucho folklore, castellers y sardanas. Huuuum… Los que somos viejos hemos visto esto antes, con el mismo olor a cirio. Lo hemos visto en las demostraciones nacional sindicalistas del Bernabeu y en el apoyo «popular» al Dictador en la Plaza de Oriente de Madrid. El apoyo multitudinario de otro régimen, el franquista. Y reconocemos los tics totalitarios: El haber de «apuntarse» para ir a la demostración, con nombre y apellidos, con el documento nacional de identidad por delante para ser parte de la gran lista de patriotas «de toda la vida»; las flotas de autobuses, los trenes y metros abarrotados; la policía, sin nada que reprimir, colaborando en la organización del gran evento.

¿Una demostración del poder de quién? De la partitocracia catalana y del Govern Catalá, que es quien financia y organiza la «demostración». Se trata del gobierno más corrupto de la Historia de Cataluña, lleva décadas robando a manos llenas a los catalanes. Un gobierno de derechas puro y duro. Un gobierno que recorta derechos sociales y servicios públicos. Pero eso no les importa a los catalanes que abarrotan la «be baixa».

¿Cómo es posible que una parte importante de la ciudadanía catalana se deje manipular por la derecha nacionalista para enfrentarse a la derecha centralista, olvidando que unos y otros son socios de los mismos bancos y multinacionales? Porque le conviene. Porque la renta media de los manifestantes supera la renta media catalana y más que dobla la renta media de los que no se manifestarán nunca, que son los innombrables, los desarraigados en todas partes, la charnegada.

Los oradores, en perfecto catalán, de ése con acento de muchas generaciones, han hablado de los políticos como de «sus representantes legítimos» y los han convocado a la unidad y al consenso. Cosas nada democráticas ambas, por cierto. Pero no hay quejas de nadie. Nadie quiere que lo señalen. Ya digo, todo muy retro-franquista.

El comportamiento de la televisión catalana está siendo de vergüenza ajena, también con maneras propias del franquismo. Se han volcado en el show de la «Vía Catalana» lo mismo que TVE lo hacía con las manifestaciones del Glorioso Alzamiento Nacional. Nada de información ecuánime. Apoyo absoluto al régimen. A ganarse el sueldo de funcionarios.

Una niña, que cumplirá 16 años el 9N, fecha de la hipotética y quimérica consulta, rubita, bien alimentada, ha «votado ficticiamente» en una urna de cartón. Lo ha hecho varias veces para los fotógrafos, en una alegoría a lo que puede ser una pucherada el 9N, en la consulta ilegal que se hará en urnas callejeras y fuera de control. O mejor, bajo el control de la Assemblea Catalana, órgano del régimen.

Esta Cataluña, la de esta ciudadanía, no será jamás independiente. Se nota. Todo es soft, todo es a la catalana, ya sabéis, una mica independentista, una mica seriós, una mica revolucionari. No reclaman la independencia en serio. Siguen internamente el patrón de su Govern: «Si nos dan más dinero no habrá referéndum».

Mientras, los desahuciados y arruinados por La Caixa se suicidan en un goteo constante en esa misma Cataluña.

Aneu-vos-en a cagar tots, botiflers de merda!


ÁCRATAS

NOTA: Y el pueblo, en eterna prolongación del franquismo, sigue, gracias al artefacto partitocrático, sin protagonizar su propia Historia.”


«¡Qué gusto da vivir en la Feliz Gobernación!,
ser ortodoxo y estar aquí sentado,
con las Autoridades compartiendo el Banquete,
bien protegido de buenos soldados.
Rabie y sufra el Preceptivo Adversario,
pierda el envidioso toda ilusión,
nadie tenga esperanzas;
jamás habrá cambio, jamás, jamás.»

(Escuela de Mandarines)

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: