Cataluña, fiel reflejo de España: Farsantes, cleptómanos e ineptos al asalto del Govern

институциональной клептомании:
Quatribarrada feta amb xoriços i fons de monedes d’or.
Mas sigue mintiendo en todo y a todos. No ha aprendido ninguna lección este 25N. Persiste tratando de embaucar idiotas, pero estos son cada vez menos en la región catalana. ¿Alguien puede creerse que Arturín busque un gobierno de coalición? ¿A otro partido para compartir los beneficios de su nacionalismo de prevaricaciones, comisioneo en las contratas y saqueo de las arcas públicas que históricamente han fundamentado su poder entre la burguesía catalana?

El colmo de la desfachatez se produce cuando define a su socio –o socios–: “El partido –o partidos– que asuma la lucha contra la crisis y por el estado del bienestar (¿de los que ya son muy ricos?) y el soberanismo independentista (referéndum)”. Y cita como ejemplo a ERC, que dice comparte ambos objetivos, ¡y también al PSC! A nadie que conozca el Principat se le escapa que recortes de derechos y soberanismo son dos conceptos sin relación alguna entre sí. Hay soberanistas de izquierdas y de derechas… y también antisoberanistas de izquierdas y de derechas. Si no fuera un mentiroso compulsivo, Mas debiera decir que no defenderá otro derecho social que el “derecho a decidir”. El resto, sanidad, educación, ayudas sociales, inversiones, deben ser sacrificados en el ara de la independencia.

Pero siendo serios:

ERC no puede avalar políticas de recortes, que es lo que habrá a partir de enero por valor de 4.000 millones de euros. Se han traspasado a 2013 miles de facturas que se deben aún a proveedores y contratistas. Y el gobierno central no financiará a la Generalitat si no recorta más que el Sastrecillo Valiente. Es, por lo tanto, una mentira insostenible que ERC pueda ser un socio de gobierno de CiU. Si ERC aceptara, su potencial electoral se dilapidaría en menos de un año.

Y peor es la distancia de CiU al PSC, partido que le ha robado la Generalitat durante 7 largos años (conchabado con ERC, por cierto). El PSC, en efecto, recortaría derechos sociales y laborales sin pesarle la conciencia. Ya demostró de qué pasta estaba hecho avalando los recortes de Zapatero de la última época, asesinando civiles en Trípoli y votando con el PP que España perdiera su inmunidad soberana ante los acreedores del reino el 3 de septiembre de 2011. Pero el PSC no puede ni siquiera fingir el nacionalismo necesario para avalar un referéndum. Porque si se posicionara a favor de la independencia, el PSC perdería toda su base electoral y, lo que es peor, hundiría al PSOE para siempre en España.

De modo que Mas miente. Y miente doblemente, porque lo hace también por lo que oculta: un pacto de gobernabilidad económica neoliberal insoslayable, histórico, con el Partido Popular (¿de Cataluña?). Las derechas tienen siempre intereses comunes, más allá de las declaraciones y las mentiras. El PPC apoyará en el Parlament todas las medidas de recorte decretadas por el Govern de la Generalitat. Es la ineluctable consecuencia de que el Parlament tenga una ajustada mayoría absoluta de derechas.

CiU gobernará en minoría. Es posible que Mas sea investido en primera vuelta por los diputados de ERC –no porque se tomen en serio su soberanismo de boquilla, sino a cambio de alcaldías y cargos institucionales menores para los parásitos del partido. Si no, lo investirían los diputados de CiU en solitario, en segunda vuelta, por mayoría simple.

Haga el teatro que haga Artur Mas, la política del Govern seguirá siendo neoliberal, y se apoyará en el PP en todas las cuestiones económicas y de recortes sociales. Y también continuará con su fascio-nacionalismo amparándose en ERC para las martingalas lingüísticas e identitarias, que agitará ante las narices de Rajoy en cuanto no se salga con la suya en algo. Pero el PP sabe que la baza de una convocatoria de elecciones anticipadas ya no es posible: si Mas repite tal barbaridad, CiU quedará relegada a segunda fuerza política en Cataluña, lo que no ha sucedido nunca. Así que mejor huir hacia delante. Y que el corruptódromo catalán redoble su rendimiento. Quizás sea la última ocasión para robar en muchos años.

Lo que no se entiende es cómo Convergencia Democrática, y sobre todo Unión Democrática, mantienen a un incompetente pagado de sí mismo como Artur Mas al frente de la Generalitat, en vez de sustituirlo por alguien creíble, como por ejemplo al democristiano Josep Antoni Duran i Lleida. A menos que sea por su ascendiente charnegazo, por haber nacido en Huesca como José Antonio Durán y Lérida. Y por su desarraigo entre las 300 famílies del pinyol. Sí, es eso. Claro.

MESS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: