Profecía del horror: La mitad de la población mundial perecerá en los próximos 20 años

Estallido de una bomba de neutrones o bomba limpia
Samuel T. Cohen, científico judío inventor de la bomba de neutrones
Muchedumbre india
Un desfile de mujeres musulmanas con burka, negación de toda femineidad
El suelo, fertilizado por la sangre de la culpable, loa la Justicia de Dios
(2) Uno de los cadáveres que transporta al mar la sagrada cloaca del Ganges,

Este polémico texto nos ha sido remitido por su autor, pidiendo que lo publiquemos haciendo honor a la libertad de expresión de este diario «de la que tanto nos jactamos». Pues aquí está.

Yo soy un profeta de este tiempo. Como no se me concede la palabra en pública tribuna, escribo lo que me ha sido revelado para los pocos que, con ojos perplejos, tengan el valor de leerme en este templo de la libertad de expresión que es acratas.net. ¿Por qué predico a los sordos y desengaño a los ciegos? Porque los occidentales estamos fatalmente condenados a protagonizar una gran tragedia en un tiempo que ahora comienza, nos escandalice o no. Y van a ser necesarios mucha convicción y serenidad de espíritu para tan colosal tarea.

La prosperidad de los países ricos está en crisis en un mundo que agota sus recursos energéticos(1) y se miserabiliza por exceso de población. China, perfectamente consciente de ello, se ha incorporado al Arca de Noé, a la salvación in extremis, en la última década, se ha esforzado en salvar a buena parte de su población convirtiéndose en una fabril productora del planeta, pero a costa de incorporarse al consumo energético a un ritmo desaforado que acorta aún más el plazo para la solución final. Y ésta es que los países ricos tendrán que masacrar a los países pobres para no volverse pobres ellos mismos.

Las ciudades del tercer mundo son termiteros de pesadilla, los desiertos crecen al compás al que los bosques perecen, los ríos son sentinas(2) y el mar se desborda de su ingente contenedor, mientras desfallece exhausto. Los hombres son testiculares autómatas que se reproducen como insectos, que todo lo engullen y todo lo afean. Esto último sucede también en Occidente, donde las bellas artes desaparecieron hace casi un siglo. Los actuales pseudo-artistas son payasos y titiriteros que nadie recordará con el paso del tiempo.

Nuestras revoluciones han fracasado una tras otra porque ninguna abordó lo esencial, que es la fatalidad de la procreación irresponsable. Cada familia pobre es ya en sí un atentado contra la raza humana. Cuando la fecundidad excesiva sea considerada un acto criminal, como ya despunta en China, castigaremos el crimen y trastocaremos el orden mundial. Los arcaicos regímenes que centran la supervivencia de los ancianos en su ingente prole-tribu de hijos y nietos serán exterminados y sustituidos por otros que garantizarán el bienestar en la provisión del estado. Deben perecer, por tanto, los que, a pesar de haber nacido indeseables, aún se empeñan en multiplicarse sin tasa ni medida.

Nuestras tradiciones humanitarias están podridas y los malhechores que las predican, los brujos explotadores socialistas, pretenden eternizar su poder aún a costa de la extinción del mundo occidental. Por eso ocultan la evidencia: que el único remedio para la miseria ha sido siempre la esterilidad de los miserables. Pero el orden establecido por capitalistas y sacerdotes-políticos, que buscan enriquecerse y dominar, nos prohíbe incluso hablar del remedio. Así es como medran a costa de nuestra imbecilidad, pues la consciencia planetaria sería su fin, al ser el fin de la miseria.

Los occidentales no tenemos por qué sufrir la horrible suerte del resto de la humanidad. Merecemos salvarnos porque, habiendo sido hedonistas conscientes, sensatos, desconfiados y carentes de fe alguna, nos hemos abstenido consecuentemente de esparcir por el mundo nuestra semilla(3). Los occidentales —igual que los chinos— ya hemos aplicado hace tiempo las medidas necesarias para atajar la desaparición de la raza humana a causa del colapso energético: controlando nuestra natalidad y armándonos hasta los dientes, mientras nuestros contrincantes —mahometanos y budistas— oponen a nuestras bombas los vientres de sus hembras y su bestialidad impregnada de ideas caducas, pues la esencia de su moral y de su fe religiosa es la proliferación. La verdad es que todas las religiones son cánceres de nuestra especie. Pero Occidente ya ha domeñado a sus religiosos sellando sus peligrosas bocas con dinero y orientando sus esfuerzos hacia el consuelo de nuestros ancianos. No hay más que comprobar la edad promedio de los parroquianos de una misa dominical.

Los occidentales sabemos ya a estas alturas que, a menos que recurramos a la guerra de exterminio, nuestros hijos serán más infelices que nosotros, y más aún lo serán nuestros nietos. El Cielo está vacío y los parlamentos democráticos, llenos de imbéciles corruptos. Sabemos que todos los religiosos son unos impostores y todos los políticos son estúpidos; que toda religión sobra y toda política es impotente. Para mantener su poder nos prometen unos y otros que, ante la inminente escasez energética, la ciencia hará nuevos milagros. Pero no existe milagro posible para satisfacer el imprescindible ritmo creciente del consumo que alienta el sistema capitalista global.

El único milagro científico que puede resolver la crisis ya ha sido inventado y puesto a punto para su uso inmediato. Es la bomba de neutrones que asesina en masa sin contaminar apenas. Por eso la OTAN no tolera que los países del tercer mundo logren el arma nuclear. Porque tarde o temprano tendrá que exterminarlos y apropiarse de su petróleo, y no quiere hacerlo a costa de cuantiosas bajas propias. El modelo de guerra iniciado en Irak, Yemen, Libia o Siria —entrar, asesinar, robar y dejar atrás un régimen caótico de lento exterminio entre facciones— es altamente ineficaz. En la siguiente fase, las bombas nucleares harán el trabajo más efectivo. Los autoatentados —desde el Maine al 11S— serán los adecuados a la contundente y mortífera represalia previamente programada.

El mundo musulmán asentado sobre ricos yacimientos petrolíferos desaparecerá. El termitero del sur de Asia, aislado, poblado por pacíficos hombres esperanzados y mujeres fertilísimas, devendrá un centro de experimentación sobre la resistencia humana a los agentes tóxicos. África será un erial poblado solamente por los esclavos necesarios para la extracción de materias primas de minas y pozos. Y América latina habrá de optar por el autocontrol mediante el diezmado de sus propias poblaciones o por el exterminio en masa.

La mitad de la población mundial desaparecerá en las próximas dos décadas. Hombres, mujeres y niños van a morir primero por cientos de millones. Luego por miles de millones. Van a morir hasta que la masa de perdición se haya extinguido y la Tierra sane de esta lepra que la devora. Aprenderemos todos que la salvación, el progreso y la superación no son posibles en medio de la desmesura. Asumiremos que los niños nacen estigmatizados con la culpa del crimen que fue engendrarlos y darlos a luz en un medio que no puede sostenerlos. Y como la vida no puede ser sagrada cuando excede la capacidad del mundo, pagarán con la vida el crimen de sus progenitores.

Los supervivientes de la próxima catástrofe, una fracción ínfima de los ahora existentes, hablarán de nuestro mundo actual como de un mundo absurdo regido por un orden inadmisible que se mantuvo en perjuicio del interés humano. Un sistema devorador de recursos basado en la producción y el consumo que nos rebajaba al nivel de las hormigas. Dirán que el mundo era demasiado estrecho para ideas tan perjudiciales. Que la enfermedad del fundamentalismo se saldó con la muerte de los radicales, De modo que el propio integrismo de los fanáticos fue el arma utilizada para el exterminio de las masas.

Por cada país que hace la Historia, veinte la sufren. Así que lo que nos hace a los occidentales probabilísticamente idóneos para protagonizar la Historia es la combinación de ser tan pocos y tan altamente tecnificados. La guerra, que será por el control de los recursos energéticos y de toda otra índole, servirá también para la renovación de la raza humana. El racismo necesario, que no tiene que ver con colores, sino con culturas, salvará el mundo civilizado. Llegado el momento, la religión avalará la guerra y procurará justificarlo todo.

Los anarquistas sois los últimos hombres razonables entre los sordos que marchan y los ciegos que militan. Pero ahora no basta con tener razón. Hay que sustituir un orden por otro orden, y no por el desorden. Nada de lo aprendido, ninguna tradición, sirve: el futuro no tiene precedentes y el Universo no nos dará tregua, pues se rige por el azar y no es producto de ningún designio divino. Es misión del hombre domeñar la Naturaleza según sus intereses, que no son económicos ni religiosos, sino de supervivencia ordenada y sostenible. No evitaremos el hambre ni el racismo, y será el materialismo racista el que nos salve de la inanición. Todo lo que nos sucederá es inexorable y estaba previsto hace muchos años por aquellos a los que la Tradición no les es extraña, por el Pueblo Elegido cuya punta de lanza combate ya sobre el terreno con el nombre de Israel.

Esta es la nueva Revelación que os otorgo y que aplasta todas las falsas revelaciones anteriores. Orden y caos forman un todo compacto, pesado e inviable que es imposible separar más que mediante un gran exterminio. En verdad os digo que el Paraíso no estará en el Cielo, sino que se ubicará en la Tierra, y será edificado sobre la monstruosa y  gigantesca fosa común de las prolíficas masas de los desheredados.

DAMIAN WAHRSAGER
In memoriam de Caraco

NOTAS: (1) China, la India y Oriente Medio representan el 60% del aumento de la demanda mundial de energía hasta 2035 (WEO 2012). La demanda de energía apenas aumenta en los países de la OCDE, aunque se observa un marcado alejamiento del petróleo y del carbón (y, en algunos países, de la energía nuclear), en beneficio del gas natural y las energías
renovables. Para esa fecha, el incremento de la temperatura media global será de 3,6°C.

(2) Ver la última imagen de la izquierda, al final, abajo, cadáver en el Ganges.

(3) La espeluznante gráfica que proporciona WEO 2012 es ésta:

Es bien sabido que la población mundial siempre ha sido proporcional al consumo energético. Véase el artículo de MHdP, «La senda del Infierno«.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: