Los cuatro pilares de la civilización

Los españoles ya teníamos asumido que mantener la partitocracia nos suponía más gastos que criar familia numerosa con perro y gato. Pero, desde que estalló la pompeta del ladrillo, los políticos, mostrando su peor cara, se esfuerzan en arruinar al reino, dejando sus arcas secas como las tetas de una cabra vieja. Los políticos saben todos que más vale ser perro de rico que santo de pobre. Así que, aunque funjan como representantes de los españoles, sirven en realidad a la banca y a las familias del Régimen como canes lamedores de cipotes y conejos, y no mueven un dedo para ayudar a la ciudadanía a pasar el mal trago de la crisis que han creado sus amos. Y como estos, los banqueros, tienen el crédito más cerrado que el coño de una muñeca, las empresas están quebrando como si fueran galletas en el bolsillo de un borracho; el paro es ya de escándalo, y los que aún conservan el empleo andan, durante la jornada laboral, rehuyendo al director de recursos humanos de la empresa como si fuera un apestado; y cuando les dirige una mirada, aunque sea para saludarlos, pasan más miedo que Pinocho en un aserradero.

El expolio de España sigue febril y rampante. Y, mientras los políticos españoles engordan como los gatos del pescadero, y los Botín, Entrecanales, Florentino o las hermanas Koplovitz amontonan la pasta de un modo indecente, los españoles corrientes gastan ya en caprichos menos que las monjas en tampones; y han de practicar un lonchafinismo radical para poder llegar a fin de mes.

¿Cómo se consigue someter como a bueyes a una horda de ciudadanos españoles a los que les bastaría con no levantarse un día (1) para ir a trabajar, o sacar su escaso dinero de los bancos, para que los mismos que los someten y explotan se postraran a sus pies pidiéndoles perdón? Yo, que tengo ya más años que la puerta de una pirámide, os lo voy a decir; y son cosas que intuís, aunque no queráis saberlas. El Poder os controla mediante lo que nadie —ninguno de vosotros— osa discutir, porque son los Pilares de la Civilización:

En primer lugar, con una buena catequización, prolongada y constante, desde el sistema educativo para conseguir que los españoles lleguen a la mayoría de edad más chulitos que gallos de pelea, absolutamente ignorantes de sus verdaderas capacidades; y después, manteniéndolos hasta los treinta, desde los media, hechos unos cabezahuecas sin otro cometido en la vida que divertirse a costa del esfuerzo ajeno. Y así hasta que, un buen día, sea porque papá fallece exhausto o porque ellos mismos deciden irse del hogar paterno a formar uno propio, a instancias de alguna sirena ululante que pone su coño en subasta, descubren que son unos incapaces, unos mierdasecas, y que para llevar un sueldo a casa a fin de mes han de tragarse que el jefe se les mee en la boca sin que se les escape una gota. Y la infundada soberbia de kamikaze deviene en un complejo de inferioridad insuperable. Por eso, el Primer Pilar de la Civilización es la Libertad.

En segundo lugar, corrompiéndolos y haciéndoles participar en alguna estafa piramidal, como la de la propiedad inmobiliaria a crédito, firmando hipotecas en las que avalan con todos sus bienes, rentas y sueldos presentes y futuros. La colaboración en un delito —porque se trata de un delito— genera un conflicto emocional que les hace sentirse primero malvados y luego gilipollas, mientras tratan de evitar que les embarguen el pisito —que compraron, ilusos, engolosinados por políticos y prestamistas con la falacia de que jamás perderían valor—, del que deben unos 150.000 euros. Ante la evidencia de que el «efecto riqueza» era más falso que el flequillo de Iñaki Anasagasti, se ven compelidos a alienarse con gilipolleces y fútbol para no pensar en la cadena perpetua a que se han condenado por estúpidos e ignorantes. Por eso, el Segundo Pilar de la Civilización es la Propiedad Privada.

En tercer lugar, incitándoles al acto soberbio y suicida de la paternidad a instancia de mejillona con ganas de realizarse como mujer, con la consecuente y enfermiza sobrevaloración de los nenes, frutos de su amor, inversamente proporcional a su demografía(2). Los hijos, en efecto, esclavizan. Cualquier jornalero de sol a sol o hipotecado hasta el colodrillo lo sabe: si no tuviera hijos se liberaría en el acto de sus cadenas, emigrando por ejemplo al Paraguay, dejando al banco con tres palmos de narices y un piso en púa cerrado a cal y canto, la VISA tiesa y a un par de prestamistas buscándole como lobatones. La Iglesia corrobora este mi aparente delirio paranoide, y por eso sus sacerdotes ni se casan ni tienen hijos —lo cual no significa que no puedan follar hasta secárseles las criadillas—; recordad, apreciados lectores, que los curas son la peña que más sabe del mundo. Por eso, el Tercer Pilar de la Civilización es la Familia.

Y en cuarto lugar, por si al machacado español le quedaba algún arresto de hombría, y, con homérica bravura, se planteaba el reaccionar ante la pobreza de solemnidad a la que le empuja el Régimen con los tres primeros pilares de la Civilización, será demolido por el Cuarto, que es la amenaza a la vida propia y la de su tribu con una enfermedad que puede ser letal, que se ceba en los más jóvenes, que se transmite por el éter como si fuera un mal de ojo y es más contagiosa que el bostezo de un perro(3). Y ante la posibilidad de sus hijos enfermen y mueran asfixiados como puercos, el español está dispuesto a pasar más hambre que un retrato, y a poner el culo a quien haga falta: a los banqueros, a los empresarios y a los políticos, con los sindicatos marcando el ritmo de las penetraciones anales, igual que el cómitre marcaba con su tambor el ritmo de boga a los condenados a galeras. Por eso, el Cuarto Pilar de la Civilización es la Salud.

Finalmente, para que no digáis luego que Ácratas no aporta molla en sus artículos, sino sólo más huesos que un saco de nísperos, os diré ahora, ceporros de los cojones, que todo esto tiene una salida. Pero que ésta pasa por que os serenéis, que estáis todos más nerviosos que la ZP en la máquina de la verdad. La solución a todos vuestros problemas es obvia: Debemos dinamitar entre todos, a conciencia, los Cuatro Pilares de la Civilización que sostienen esta gran patraña. Y, sobre el solar, recrear la verdadera libertad, que es la de todos o es falsa; la justa propiedad privada, que no puede carecer de función social, o es fraudulenta; la familia, que debe ser origen de formación del hombre en valores ciertos, o es degenerante; y la salud colectiva, cuyos resortes deben ser controlados por el pueblo, o es letal.

Así que, españoles, dejad de esconderos cobardemente tras el amparo de la inocencia de vuestros hijos: sentaos frente a ellos y contadles la verdad; y lo que es y no puede dejar de ser un hombre libre. Y procuradles luego pico y pala, porque el derribo de esta casa de putas en que ha decaído nuestra patria también les incumbe.

MALDITO HIJO DE PERRA

12 comentarios en “Los cuatro pilares de la civilización

  1. aguamarina999

    Muy certero.

  2. David Hulmet

    ¡Que hijo de perra! Nos habló de la Covid diez años antes de que sucediera. Eres un tío admirable, Maldito HdP. ¡Qué habilidad para decir verdades fundamentales en medio de ese sentido del humor tan divertido! Francamente, único.
    Un abrazo desde Catalunya.

    Salut i força al canut!

  3. David Hulmet

    «España huele mal: Huele

    a carne podrida,
    a tubo de televisión caliente,
    a restos de pizza,
    a pedos mojados,
    a compresas y a sobacos.

    España huele a abortos. España mata a sus propios hijos. Nunca los ha querido. A los pocos patriotas los convierte en emigrantes. España: no hay peor madre, ni esposa menos fiel. Los héroes y conquistadores españoles han sido siempre pobres de solemnidad, delincuentes expulsados, espada en mano y coleto en pecho, huyendo de la ley y de la miseria de su tierra, empalando indios en la cruz jesuita-dominica y cargando barcos de oro para solaz de la avariciosa judiada europea»

    Esto es tan duro y tan verdadero, que entran ganas de llorar al leerlo.

    Salut!

  4. Héctor

    Lo había leído hace años, hace por lo menos 10, creo. Es, como todo lo que escribe Maldito Hijo de Perra, muy bueno. Y fácil de digerir, a pesar de su dureza, porque su lenguaje es humorístico, con comparaciones delirantes. Admirable.
    Si no dijera estas cosas tan demoledoras para las élites parásitas, sería famoso en toda España. Pero el poder que controla Internet no puede permitirlo.
    Un saludo, Maldito.

  5. MHdP

    Gracias a los tres, Aguamarina999, David y Héctor. Y a todos los demás, por supuesto.

    Sobre mis escritos/soflamas se vierten más capas de piedras y hormigón que sobre la central de Chernóbil. Lo sé. En Google no aparezco en las primeras páginas. Increíble, después de tantos años y de cientos de miles de lecturas. Que me han leído más que a algunas novelas de famosos babélicos y que a todos los articulistas con columna en El País.

    Tengo delante de mis ojos una anti-felicitación que escribí en 2010 a toda la caterva de miserables que nos parasitan, que dice:

    «Feliz año 2010 a los propietarios y grandes accionistas de las multinacionales farmacéuticas que, en asociación de malhechores con los miembros del párrafo anterior (los poderosos propietarios de los medios de comunicación de masas), nos amenazáis con gravísimas enfermedades falsas, para salvarnos luego de ellas con pócimas inútiles, aunque diligentemente tóxicas, que lograrán que os necesitemos de verdad en el futuro.»

    Todas las frases escritas entonces han adquirido una dimensión diferente desde que estalló el fake mediático y estatalista de la plan-demia 19. Aunque lo parezca, no estaba en mi mente lo que después ha sucedido, mil veces más grave de lo que cualquiera pudiera imaginar.

    No será la última plandemia. Otras vendrán que dejarán pequeña a ésta. Ha sido un ensayo de control mental y de asesinato organizado de masas. El siguiente será mucho, mucho peor. No en cuanto a gravedad real, sino en cuanto a medidas de represión.

    En fin: un abrazo a todos.

  6. moncho II del Maresme.

    En vsta de lo poco que nos queda de vida libre (mas o menos) me he pasdo al coñac LEPANTO O.V. ya que el Larios ha bajado mucho, al tequila Casamigos y al whisky Macallan Double Cask, 12 Años.

  7. MHdP

    Macallan Double Cask, 12 Años.
    Palabras mayores en tiempos en que los españoles corrientes ya gastamos en caprichos menos que las monjas en tampones.

  8. El Cura Merino

    «Gastas menos que las monjas en tampones».
    Pues es verdad, las monjas utilizan pañitos reutilizables como nuestras abuelas. Son más cómodos y baratos. Aunque las novicias jóvenes pudieran pedirlos, son vírgenes y no van a meterse un cachirulo que les rompa el sagrado virgo que ofrecen a Cristo, su esposo. Lo sé porque he roto unos cuantos virgos de monjita y he apartado mucho pañito de algodón para meterles el cipote. Ahora bien, también digo: La mayor parte de las monjas en activo no tienen ya la regla, son viejas momias.

  9. Rodrigo Díaz

    Hay que denunciar el «andalucismo» financiado con los petrodólares islámicos. La foto de Zapatero y el rey de Marruecos que incluía Andalucía, las Canarias y el Sáhara en Marruecos evidencia que estamos en riesgo de desmembración nacional, mientrass tengamos en el poder a socialistas como Zapatero y Pedro Antonio, que ha cedido todos los derechos sobre el Sáhara a Mojamed VI.

  10. Mariano José Ventura

    Hola, Maldito y Benedicto XVI.

    Dais por hecho que la gente que os lee conoce la diferencia entre índice de natalidad e índice de fertilidad. Y no.

    Otro índice importante es la fecundidad de reemplazo, que se refiere a la fecundidad mínima necesaria para que una población cerrada (las migraciones se entienden aparte, de momento) se mantenga indefinidamente en el tiempo sin disminuir su volumen, y suele cifrarse en 2,1 hijos por mujer como promedio. Es decir: la media de partos vivos entre todas las mujeres españolas a lo largo de toda su vida.

    Cuando hablamos de índices de 0,5, debemos concluir que España ha muerto. A la nueva nación deberán llamarla de otra manera, Hispanistán, por ejemplo. O Al-Andalus. En un máximo de 50 años se habrá producido la sustitución completa.

    Buenas noches.

  11. Benedicto XVI

    Tienes razón, Mariano José.

    Cuando se produzca la sustitución de niños autóctonos por hijos del Magreb e Iberoamérica, España será un país de viejos. muriendo y desapareciendo, si es que no lo aceleran con un envenenamiento generalizado de ancianos. Tras ellos, quedará una población dinámica mucho menor de 20 millones con pirámide típica tercermundista. Sólo si se cambia completamente el modelo social y España se convierte en un país africano más.

    No mucho mejor le irá a Francia, a pesar de su orgullosa republicana resistencia.

    El hedonismo de los pueblos lleva al autoexterminio.

    Benedicat nos, Omnipotens Deus.

  12. Benedicto XVI

    En realidad, lo único que debiera importarnos es la tasa neta de reproducción, que es el número de hijas que la mujer promedio tiene a lo largo de su vida.

    El cálculo no es tan sencillo como parece en un momento dado. Sólo pueden hacerse proyecciones. Es conocido el número de hijas que las mujeres españolas mayores ya han tenido. Pero el de las jóvenes es una hipótesis sólo cierta si mantuvieran la misma pauta observada en un año o unos años en concreto. La edad fértil se considera que se inicia a los 15 años y que fine a los 50. Desde la menarquía a la menopausia.

    Las pauta no van a cambiar fácilmente, a menos que suceda un cataclismo social. Por ejemplo, una pandemia con alta mortandad dispara los natalicios. Por eso, la vacuna covid-19 esteriliza a las mujeres o las hace parir monstruos inviables. Nuestros propietarios judíos no se detienen en cuestiones morales. Los goyim no tenemos derecho a la moral ni a ser protegidos por una moral. La Iglesia hace tiempo que vendimos a nuestros fieles al sionismo a cambio de dinero falso.

    Benedicat…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: