Cómo merecer la belleza y dar sentido a la existencia humana sin morir en el empeño.

La humanidad actual no merece belleza, ni orden, ni siquiera merece que su existencia tenga un sentido. Lo único que merece la humanidad es lo que tiene: el disparate económico más excesivo y el abuso político más descabellado. Merece incluso el exterminio que se le avecina. Merece lo que le caga encima el poder, que es el irracionalismo más audaz.

Albert Camus, venía a resumir el asunto diciendo que los humanos no valemos nada, y que la única forma de enfrentar el sinsentido de la existencia y la vida misma, así como nuestra insignificancia, era mediante el humor y abrazando el absurdo como bandera. Claro que Camús, además de comunista, era nihilista, existencialista y absurdista, como buen burgués bien educado. Nosotros, los terrícolas, en 2021, 110 años más tarde, creemos firmemente que debemos también ir contra el orden, contra el Estado, ir contra su sentido último tan ridículo, imaginad, generales y coroneles jugando a “matar al enemigo”, cuando el único enemigo son ellos.

Pensando en esto, en fraudes y disparates, he recordado el famoso affair de Aliborón.

Si existe una vanguardia reveladora del fraude en el arte fue el Excesivismo. En 1910 se presentó en le Salón de Artistas Independientes de París un nuevo movimiento representado por un solo cuadro que causó expectación: lo había pintado un italiano de apellido Boronali. Pero tal italiano no existía. Boronali era un anagrama del verdadero nombre de un burro, propiedad del dueño de un figón, un tal Frédé. El burro era Aliborón –como el asno de la fábula de La Fontaine–, que pintó con su cola la obra que expondrían en el Salón. Lo hizo con el rabo a cuyo extremo ataron un pincel. Llevaron a cabo la acción en presencia de un notario a fin de que diera fe del proceso seguido en la ejecución. El resultado fue una especie de pastiche recargado de color a la que pusieron el ampuloso título de El sol se durmió sobre el Adriático.

El cachondeo alcanzó su cenit cuando, inaugurada la muestra, leyeron los comentarios de los críticos. El cuadro no pasó desapercibido. Se dijeron muchas cosas gratas sobre él y se vendió por un buen dinero. Días después, Le Matin publicaba un artículo con el título “Un asno, líder de una escuela pictórica”.

No hace falta ser muy listo para entender la metáfora: El burro es el Gobierno encabezado por el cabeza-hueca de Pedro Picapiedra y el micro-polla de Pablo Mármol (con los17 gobiernillos autofétidos y sus 8.122 desgobiernos municipales).

 

Si al ex-ministro Illa lo pones a cuatro patas y le pinchas directamente un pincel en el ojete, se ve más claro. La obra de arte, la puesta de sol sobre el Adriático, es el desastre económico y el caos sanitario en los que estamos inmersos. Y el público, encabezado por los críticos que sobrevaloraron al burro Aliborón, es la sociedad española, con sus decenas de miles de aplaude balcones y de delatoras balco-nazis.

Sin embargo, nos falta por identificar al grupo de artistas enmascarados que sale en la foto, los que se mofaron de críticos y público. Esos son el Club de los Filántropos, con Soros, Bill Kill Gates, Rothschild y Rockefeller en cabeza. Los que se consideran a sí mismos seres superiores porque organizaron la estafa, basada en la credulidad y el miedo a quedar como una acémila.

Pocos años después (se dice que en 1916, pero ya estaba entre nosotros varios años antes) del affair del burro, surgió el dadaísmo, el movimiento del caballito de madera (dadá es eso, un caballito de madera para niños). Básicamente su objetivo era el de crear anti-arte, algo que destruyera los constructos y conceptos impuestos al arte. Pero, ¿para qué? Para provocar el caos y la incertidumbre entre la gente corriente; y más, entre los burgueses. El dadaísmo era como un reloj despertador de altísima potencia. Justo lo que nosotros necesitamos ahora.

Abanderaremos un movimiento que jamás ha existido antes, un movimiento en el que prevalezcan la inteligencia, el valor, la tenacidad y el sentido de convivencia, que son los únicos valores verdaderamente humanos. Y prometemos que jamás iremos contra la belleza, eso nunca. Pero nada más será sagrado, ni siquiera nuestras propias acciones, porque nuestra verdadera naturaleza es volarle los cojones al poder potenciando todo lo irreverente.

Al igual que en su tiempo hicieron los dadaístas, procuraremos una crítica a la sociedad, un ataque directo al statu quo de políticos corruptos y vividores del Estado. En la vida cotidiana, hay ya millones de esfuerzos aislados que son puramente activistas, que solo necesitaban la cohesión entre ellos para ser considerados “revolucionarios”. Ahí están, con toda su fuerza y coherencia. Unámonos a los que los emprenden. No pedimos una adhesión ciega, porque no hay liderazgos ni otra ideología que la de la libertad.

Os esperamos en las trincheras, ácratas.

EL ARTISTA ANARQUISTA

 

 

23 comentarios en “Cómo merecer la belleza y dar sentido a la existencia humana sin morir en el empeño.

  1. Hello There

    Hello, I am visiting this website daily, this web
    page is excellent and the people are actually sharing
    amazing thoughts. Thank you!

  2. David Hulmet

    Recordemos que la absurda e inexplicable asignación de precios astronómicos a cosas que carecen de valor se replica dentro de la burbuja del arte contemporáneo; también hoy se pagan cifras de varios dígitos por objetos que valen unos pocos pesos en la tienda o el supermercado, o que simplemente se recogen en la basura.

    Las causas de la locura de las multitudes se revela con total claridad cuando examinamos el papel de las instituciones:

    Las instituciones, no importa cuan bien intencionadas, cuan laudables sean sus comienzos, cuan admirables las ideas y los principios que quieran promover, sólo pueden actuar en la práctica a través de individuos. Estos individuos terminarán por reducir los principios e ideales institucionales a su propia comprensión, su propia conveniencia y su propia utilidad.

    Salut!

  3. Félix Udivarri

    DERRIBAR AL ESTADO PORQUE ES NUESTRO PEOR ENEMIGO

    HACERLO SIN OTRAS ARMAS QUE LA CRÍTICA Y EL SENTIDO DEL HUMOR

    EL ESTADO SE TOMA MUY EN SERIO A SÍ MISMO Y LO QUE MÁS LE JODE ES LA IRRISIÓN
    UN ESTADO DEL QUE EL PUEBLO SE RÍE ESTÁ MUERTO​

  4. Klingsor

    Pilla una birra das mies.

    Yn non fale nin el Jodido Dios.

    K.
    Lord de Udán.
    Defender of The Faith

  5. jose ramon Torrent

    Muy bonito, pero utópico

    1. Todo parece utópico. La democracia es utópica, falsa de nación, un subterfugio para secuestrar la voluntad popular y vender su futuro. Sin embargo, precisamente las ideas del artículo no me parecen utópicas. Podrán no triunfar, podremos ser derrotados, pero no son utópicas porque el simple hecho de ponerlas en marcha personalmente las hace existir en todo su esplendor y potencia

  6. Félix Udivarri

    Los ácratas, junto al resto de hombres de bien, decidimos reaccionar con náusea y rechazo a la Plandemia organizada por los falsos filántropos, a la brutalidad de guerra genocida contra el pueblo llano, a la represión de ideas y manifestaciones, a la maquinaria de muerte anónima y a las cínicas justificaciones de los gobernantes. Reprochamos también a las poblaciones su carácter sumiso e influenciable. Estamos determinados a destruir el engaño de la razón y poner al descubierto el orden irracional del Estado.

  7. el Blues punto com

    Una par de mujeres con un par de ovarios donde hay que tenerlos: nos han
    Hostelería ¡al LÍMITE!, 14 de FEBRERO: ABRIMOS TODOS

    Una mujer graba a la Policía negándose a intervenir en un plató de televisión

    corre la voz

  8. Javier C

    El Estado le ha dicho a la sociedad: o tú no estás ejerciendo suficientemente el poder para afrontar una emergencia, o lo estás ejerciendo de una manera que considero incompetente, así que te confisco elpoder y lo usaré en mi propio beneficio. Así, cuando un mendigo nos pide una moneda, como elEstado ya nos ha restado el capital disponible para hacer frente a tales menesteres, es el instinto el quenos lleva a decir que éste debería ir a reclamárselo más bien al Estado. Cada intervención positiva queejerce el Estado en industria y comercio tiene un efecto similar. Cuando el Estado interviene para fijarprecios o salarios, de algún modo le dice al empresario que no está ejerciendo el poder social demanera correcta, así que se lo confisca y lo ejerce del modo que considera más oportuno. Así pues, elinstinto del empresario le lleva a permitir que sea el Estado quien se haga cargo de las consecuencias.Como ejemplo para ilustrar esto, un fabricante de un tipo muy especializado de tejidos me contaba elotro día que había permitido que su molino arrojara pérdidas durante cinco años porque no quería quesus trabajadores se fueran a la calle en estos duros momentos, pero ahora que el estado le habíaaconsejado cómo dirigir su negocio, también podría hacerse responsable de él. El proceso de convertirel poder social en poder estatal puede verse desde los casos más simples donde la intervención estatales directamente competitiva. La acumulación de poder estatal en distintos países ha sido tan rápida ydiversificada en los últimos veinte años que ahora vemos al Estado funcionando de telegrafista,telefonista, vendedor de cerillas, operador de radio, fundidor, ferroviario, propietario, conductor detrenes, vendedor de tabaco al por mayor y al por menor, constructor y propietario de barcos,farmacéutico, constructor portuario, constructor de viviendas, profesor, vendedor de prensa,suministrador de comida, agente de seguros, etc

  9. Félix Udivarri

    “Si no te diviertes es que algo estás haciendo mal”.

    I​

    La frase es de Groucho Marx (otro artista del gremio del caballito de madera) y se refería al trabajo que uno hace para vivir. Todos sabemos lo que es un trabajo lúdico: aquél que haríamos gustosamente incluso aunque nos lo pagaran rematadamente mal. Por ejemplo, actuar o esculpir. El artista es capaz de malvivir, con tal de seguir haciendo lo que desea hacer. Es, en general, una vida de grandes sacrificios. No tiene nada que ver con lo que hacen los grandes millonarios como Soros o Gates. Eso no es divertido: es trabajar como un gilipollas. A muchos sorprende que, tras toda una vida currando para hacerse rico, la diversión consista en emplear el dinero para jugar con la humanidad, arruinarla o incluso asesinarla en masa. O comer niños asados.

    — ¿Por qué es usted tan rematadamente malo, señor Gates?

    — Porque puedo permitírmelo.

    Lo anterior muestra la degeneración del alma humana cuando se hace lo opuesto de un trabajo lúdico. El único modo de que haya valido la pena tal esfuerzo es poder transgredir todas las leyes humanas y divinas.

    II​

    Ahora bien, ¿podemos aspirar usted y yo a realizar un trabajo lúdico?

    La respuesta es sí. Pero hay que tener suerte:

    1. Debe existir una actividad que te encante realizar horas y horas sin cansarte.

    2. Debes ponerla en práctica de inmediato durante todas las horas del día que tengas libres de tu trabajo asalariado.

    3. Mercantiliza tu trabajo lúdico, eso es vital. Si no sabes vender o no es lo tuyo, busca un representante que viva de eso. En cuanto puedas mantenerte con esa actividad, debes mandar al carajo tu trabajo.

    4. A partir de entonces, ahorro y trabajo duro. El ahorro es fundamental. Un bache profesional no debe implicar el cierre de tu actividad lúdica.

    5. No buscas el triunfo social ni el reconocimiento, recuérdalo. Haces lo que haces porque te gusta hacerlo. Tu mayor triunfo es poder vivir desahogadamente de aquello que te gusta hacer.

    Ejemplo: Eres oficinista, pero lo que te gusta hacer es fotografiarlo todo con tu artístico estilo personal. Eres un Pomés en ciernes, pero no tienes tiempo libre suficiente. Ya cumples con la regla 1. Aplica a machamartillo las reglas 2 a 5.

    Ejemplo: Lo que te gusta de verdad es el ajedrez. Estarías el día entero con tu afición. No tienes la categoría de un maestro. No puedes vivir de jugar como la pava del Gambito de Dama. Te montas un canal de Youtube analizando partidas famosas. Con un buen módulo como el Stockfish y una verdadera pasión por el juego, lograrás millones de visitas. 12 horas de trabajo diario incluidos fines de semana dan para mucho.

    III​

    El que tiene un trabajo lúdico no piensa jamás en la jubilación. Si, tras reflexionar profunda y largamente, no existe para ti un trabajo lúdico, no pasa nada. Puedes ser un gran asalariado o incluso un autónomo de éxito. Pero siempre estarás esperando la jubilación como agua de mayo. En cuanto te jubiles te aburrirás como una ostra delante de la tele del salón y te morirás en 4 días. La SS lo sabe. No tienes una afición que te revitalice. Si la hubieras tenido, ése habría sido tu trabajo lúdico.

    Saludos.

  10. FU

    Hay muchos arquitectos, por poner un ejemplo, que realizan un trabajo lúdico o casi lúdico. Claro que la arquitectura es una de las 7 bellas artes. Es considerada un arte ya que se requiere de ingenio y uso de la estética para la creación de las edificaciones. Pero que se comen marrones porque los clientes son unos horteras, ¿qué le vamos a hacer?

    1. Mr. Robot

      En esta interesante post que vale oro en paño, el EL ARTISTA ANARQUISTA plantea además un serie de temas cruciales que deberán solucionarse en el siglo XXI: el orden en la multiplicidad, la armonización de ciencia y religión, la civilización del ocio, la educación para el desarrollo de las potencialidades humanas creativas, la ordenación democrática y solidaria de la globalización y el gobierno mundial prácticamente establecido.

      Podemos ver que el siglo XX se abre con teorías sobre la decadencia y se cierra con teorías sobre el caos. En la práctica, es un siglo de colosal progreso tecnológico e indigencia intelectual. Lo material ha progresado, el pensamiento y la moral se han estancado.

      En el progreso decadente se llega a la conclusión de que, desde el punto de vista material los últimos cien años han sido un período de progreso indiscutible, pero desde el intelectual lo ha sido de estancamiento en la filosofía y el arte o mejor dicho anti-arte. De modo que el “progreso” solo se da en ciencia y tecnología, en lo demás hay una brutal regresión.

      Más allá de la aparición de internet, un auténtico avance colosal, nada ha cambiado desde hace décadas. La renta de las familias en España es relativamente similar y en algunos casos a empeorado, los avances tecnológicos no han mejorado la vida de la gente de una manera tan significativa, a parte de popularizar el móvil y, desde la caída del Muro de Berlín, ninguna teoría nueva ha venido a cuestionar la hegemonía liberal. El ser humano estaría comenzando a repetirse, abotargado después de un periodo increíblemente vertiginoso.

      Es posible que la oleada populista represente la forma en que la realidad virtual maneja las pasiones políticas, no fomentando una verdadera revolución, sino animando a la gente a simular un extremismo, a reproducir los años treinta o los sesenta en los medios sociales, a abordar la política radical del mismo modo que abordan un videojuego.

      Internet, el gran avance de los últimos treinta años, habría servido en última instancia como una especie de sucedáneo de pasión violenta a la manera del de Un mundo Feliz, de Aldous Huxley o 1984 de George Orwell, recibir una buena bronca del “Gran Hermano” en Facebook o un acoso en Twitter unirse a los 15M de “los perroflautas” sin ninguno de los inconvenientes físicos como fue en el siglo XX.

      Desde la llegada de internet la tendencia general es que el mundo digital ha terminado siendo un sustitutivo del mundo exterior. Un simulacro etéreo en el que vaciar las bajas pasiones. Y aunque el auge de los populismos y la amenaza de ciertas ideas extremistas o autoritarias exista, los cierto es que, al menos en occidente, la mayoría de los gobiernos que han accedido al poder gracias a ellas han terminado cediendo en la siguiente cita electoral partitocrática (tenemos el ejemplo ibérico de VOX). No se defiende que la democracia liberal esté asegurada ni que no existan amenazas reales que puedan hacerla caer.

      En realidad, lo que dice es que esos mismos sistemas alternativos que se oponen a ella desde su seno no son nuevos ni innovadores pertenecen en su mayoría al siglo XX, y además se encuentran en su propio proceso decadente.
      Esa es precisamente una de las características que hacen pensar que la decadencia global pueda prolongarse en el tiempo igual que se prolongó la de Roma. El antiguo Imperio Romano terminó cayendo por el enfrentamiento directo con otras civilizaciones que lo amenazaban más allá de sus fronteras.

      Las amenazas a la actual civilización occidental, aunque existentes, se encuentran inmersas en un crecimiento tecnológico análogo al que ya protagonizaron las naciones desarrolladas y, en última instancia, muestran los mismos signos de debilitamiento que ellas. Desde la China todopoderosa, con su capitalismo de Estado, el cambio climático, hasta el Islam, pasando por las alternativas al feminismo al que todavía le queda un largo trecho por recorrer. Todas ellas podrían suponer un cambio de paradigma, ciertamente controlado por el “Club de los Filántropos, con Soros, Bill Kill Gates, Rothschild y Rockefeller en cabeza”, pero a la larga se encuentran igualmente inmersas en el estancamiento tecnológico, económico y cultural que podría servir para definir a la humanidad en su conjunto.

      De esa manera considera que, aunque nada de lo de lo comentado sea definitivo y pese a que siempre puedan aparecer nuevas vías, genuinamente innovadoras, que viren por completo el rumbo de la humanidad, esos nuevos desarrollos a día de hoy parecen pasar por la adquisición de una nueva conciencia global.
      Gracias Acratas

  11. Anónimo

    EL PATIO DE PRIÓN NEWS
    Con un par:

  12. Javier C

    “Me he esmerado en no ridiculizar ni lamentar
    ni detestar las acciones humanas, sino en
    entenderlas”. Baruch de Spinoza

  13. Javier C

    Sylvia Plath. Puedo elegir…
    Puedo elegir entre ser incansablemente activa y feliz o introspectivamente pasiva y triste. O volverme loca rebotando de un extremo a otro.

  14. Javier C

    Un relax no es nada malo. Un saludo amigos!

  15. Javier C

    Lo de Linares puede ser un buen momento para acabar con el miedo a la gentuza

  16. Javier C

    La gorda sin aire,llamada Monserad Caballé, el mierda de Pepe Carreras un mariconazo sin escrupulos, y el vividor de Placido domingo, a cuya esposa habria que preguntarle qué piensa al respecto, se llevaron los honores y las pelas puenteando al mejor baritono del mundo,y español. llamado Alfredo Kraus. Lo siento pero hoy me acuerdo de ésto.(hijos de puta)

  17. el blues

    EL PATIO DE PRISIÓN NEWS

    ABSTENCIÓN 46,49% + 0.84 en blaco + 1 .43% nulos = 48.76 -> a un pelín del 50%

    little path to Jerez.

  18. Mr. Robot

    Sigo con avidez esta isla de despiertos y quisiera sí me permiten aportar mi humilde opinión y pido disculpa por no ser un magnifico redactor.

    En este interesante post según mi interpretación personal, es que el siglo XX se abre con teorías sobre la decadencia y se cierra con teorías sobre el caos. En la práctica, es un siglo de colosal progreso tecnológico e indigencia intelectual. Lo material ha progresado, el pensamiento y la moral se han estancado.

    En el progreso decadente se llega a la conclusión de que, desde el punto de vista material los últimos cien años han sido un período de progreso indiscutible, pero desde el intelectual lo ha sido de estancamiento en la filosofía y el arte o mejor dicho anti-arte. De modo que el “progreso” solo se da en ciencia y tecnología, en lo demás hay regresión.

    Mas allá de la aparición de internet, un auténtico avance colosal, nada ha cambiado desde hace décadas. La renta de las familias en España es relativamente similar y en algunos casos a empeorado, los avances tecnológicos no han mejorado la vida de la gente de una manera tan significativa, a parte de popularizar el móvil, las redes sociales y el salseo televisivo y ninguna teoría nueva ha venido a cuestionar la hegemonía liberal. El ser humano estaría comenzando a repetirse, abotargado después de un periodo increíblemente vertiginoso.

    Es posible que la oleada populista actual represente la forma en que la realidad virtual de los medios como internet maneja las pasiones políticas, no fomentando una verdadera revolución, sino animando a la gente a simular un extremismo, a reproducir los años treinta o los sesenta en los medios sociales, a abordar la política radical del mismo modo que abordan un videojuego.

    Internet, el gran avance de los últimos treinta años, habría servido en última instancia como una especie de sucedáneo de pasión violenta a la manera del de Un mundo Feliz, de Aldous Huxley o 1984 de George Orwell, recibir una buena bronca del “Gran Hermano” en Facebook o Google, YouTube o un acoso en Twitter unirse una manifestación virtual sin ninguno de los inconvenientes físicos como fue en el siglo XX.

    Desde la llegada de internet la tendencia general es que el mundo digital ha terminado siendo un sustitutivo del mundo exterior. Un simulacro etéreo en el que vaciar las bajas pasiones. Y aunque el auge de los populismos y la amenaza de ciertas ideas extremistas o autoritarias exista (fascismo, comunismo, anarquismo o cualquier -ismo), los cierto es que, al menos en occidente, la mayoría de los gobiernos que han accedido al poder gracias a ellas han terminado cediendo en la siguiente cita electoral “partitocrática”. No se defiende que la democracia libera sionistal esté asegurada ni que no existan amenazas reales que puedan hacerla caer.

    En realidad, lo que quiero expresar es que esos mismos sistemas alternativos que se oponen a ella desde su interior no son nuevos ni innovadores pertenecen en su mayoría al siglo XX, y además se encuentran en su propio proceso decadente y España, como no, es el modelo donde se refleja todo esto.

    Las amenazas a la actual civilización occidental, aunque existentes, se encuentran inmersas en un crecimiento tecnológico análogo al que ya protagonizaron las naciones desarrolladas y, en última instancia, muestran los mismos signos de debilitamiento que ellas. Desde la China todopoderosa, con su capitalismo de Estado, el supuesto calentamiento climático, hasta el Islam, pasando por las alternativas al feminismo, igualdad de género, LGBT … Todas ellas podrían suponer un cambio de paradigma, pero lo cierto que son un montaje monitorizado por el “Club de los Filántropos, con Soros, Bill Kill Gates, Rothschild y Rockefeller en cabeza” ya que se consideran los únicos elegidos para dirigir la masa aborregada.

    Pese a que siempre se tiene la esperanza que puedan aparecer nuevas vías, genuinamente innovadoras, que viren por completo el rumbo de la humanidad, y ojalá sea así. Soy consciente que en estos momentos la civilización no existe y ha sido sustituida por el móvil, las redes sociales, lo antiestético y lo absurdo , solo hay que pasear por TikTok para convencerse la legión de indigentes mentales que se ha convertido la humanidad. La realidad es lo que cuentan el “black mirror” , el resto ya NO EXISTE.

    Gracias, y disculpa por la parrafada pero tenía ganas de expresarme.

  19. Mr. Robot

    Gracias, vuestra “isla de despiertos” me alegra el día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: