Crisis: Una caótica arbitrariedad legislativa deslegitima al Gobierno.

La arbitrariedad legislativa, la sociopatía del Ejecutivo, la Justicia ilegítima y la ruina social provocada aposta, han deslegitimado no sólo al Gobierno,sino a todo ESTADO junto con él. Nadie le debe ya obediencia. La rebelión contra este Estado es una obligación moral.

Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Mediático han dilapidado en algunos meses el poco prestigio que les quedaba en una acción criminal concertada para imponer el Gran Reseteo preconizado por el Foro Económico Mundial, y la Agenda 2030 de una Unión Europea que hoza en la ciénaga, cautiva por los genitales de gentuza criminal como György Schwartz, AKA George Soros, testaferro de los Rothschild y sus criminales mafiosos.

Inspector de Hacienda trabajando

El Estado Español ha vuelto a su primigenia naturaleza: la de las banderías de criminales salteadores de caminos que se imponían a sociedades débiles, sin defensa, y trataban luego de legitimarse corrompiendo a los intelectuales de los dominados para que cantaran sus alabanzas. Tiempo perdido a estas alturas. El Estado, su Gobierno, Hacienda, Salud, Educación, Obra Pública, Seguridad del Estado, no tienen ya otro fin que asaltar los bolsillos de los sometidos (no nos llamemos ciudadanos, por favor, un poco de sentido de la realidad), sacarles todo el dinero posible por cualquier vía, legal, ilegal e ilegítima que sea para mantenerse bien arriba, gastando dinero a todo trapo y, sobre todo, ROBANDO, ROBANDO, ROBANDO CUANTO PUEDAN. Porque cada maleante incrustado en el Estado va a lo suyo, que es robar a saco todo el tiempo posible.

El saqueo ha acabado por despertar a los españoles.

YA SÓLO DEFIENDEN AL ESTADO SUS BENEFICIARIOS
​Funcionarios (todos), jubilados (no todos, hay ancianos decentes), trabajadores de empresas del Estado, de ex-sociedades públicas privatizadas, de bancos, cajas y el resto de guildas de usureros…

Se prepara la revuelta salvaje en las calles y en los talleres. No por gusto, nadie lo quiere, sino porque, si no lo hacemos, nos matará el hambre.

FÉLIX UDIVARRI

9 comentarios en “Crisis: Una caótica arbitrariedad legislativa deslegitima al Gobierno.

  1. Félix Udivarri

    «Estado se llama el más frío de todos los monstruos fríos. Es frío incluso cuando miente; miente en todas las lenguas del bien y del mal; y diga lo que diga, miente – y posea lo que posea, lo ha robado. Falso es todo en él; con dientes robados muerde, ese mordedor. Falsas son incluso sus entrañas.
    Y ésta es la mentira que se desliza de su boca: Yo, el Estado, soy el pueblo.»

    Friedrich Nietzsche

  2. Félix Udivarri

    La guerra crea estados. La delincuencia, la piratería, la rivalidad criminal, el mantenimiento del orden público, y la guerra pertenecen todos a esa misma realidad. El capitalismo mercantil y la construcción del estado siempre se han reforzado mutuamente.

    A largo plazo, estado y delincuencia se han diferenciado lo suficiente como para hacer creíble la división entre fuerza “legítima” e “ilegítima”. Con el tiempo, los funcionarios ejercieron la violencia a mayor escala, con mayor eficacia, con mayor eficiencia, con un consentimiento más amplio por parte de sus propias poblaciones.

    Pero tanto legítima como ilegítima, se trata de protección como negocio.
    La pacificación, la cooptación o la eliminación de criminales parece una empresa noble destinada a traer paz a la gente. Pero la realidad es que los estados participan en el negocio de venta de protección por la fuerza… quiera la gente o no.

    Y la consecuencia final es que, sin rivales, el costo de la protección del Estado se dispara, le pone el precio que le da la gana, el máximo soportable por el contribuyente. Porque el gobernante lo que busca no es racionalizar los costos, sino obtener el máximo ingreso, la máxima exacción.

    Por medio de la violencia organizada, los agentes del estado se centran generalmente en:

    1. La guerra: eliminando o neutralizando a los rivales exteriores.
    2. La construcción del estado: eliminando o neutralizando a sus rivales dentro de ese territorio.
    3. Protección: eliminando o neutralizando a los enemigos de sus clientes.
    4. Extracción impositiva para adquirir los medios para llevar a cabo las actividades anteriores – la guerra, la construcción del estado y la protección.

    Esto es así, nos guste o no. ¡A algunos les gusta!

  3. Félix Udivarri

    El profesor Miguel Anxo Bastos sostiene que el Estado está compuesto de 4 élites:

    –Los políticos. Quizás es la peor preparada técnicamente, pero mete mucho ruido y usa como coartada para sus crímenes la «democracia».

    –Los altos funcionarios: subsecretarios, alta Magistratura, altos técnicos profesionales del Estado que verdaderamente dirigen y utilizan la Administración para sus crímenes. Altos rangos de militares, policía, etc.

    –Toda la Banca, dependiente absolutamente de las ayudas del Estado para subsistir. Los mayores robos perpetrados jamás son los rescates a la Banca. Los dirigentes de las empresas que viven del Estado y, en realidad, forman parte del mismo. De ahí la existencia de puertas giratorias. A veces redactan literalmente las leyes y se los pasan a los altos funcionarios. Esos dirigentes salen a veces de las filas del propio alto funcionariado del Estado.

    –Los grupos hegemónicos: Los propietarios de los grandes medios de comunicación españoles, casi siempre supeditados a las agendas mundialistas. Las sectas masónicas y de otro tipo, OPUS, etc. Alta curia eclesiástica, grandes familias riquísimas imbricadas con la nobleza, la Corte, etc.

    Y que estos grupos no viven sometidos unos a otros de manera piramidal. Viven en un régimen anárquico, de acuerdos y conciertos variables, equilibrios y tours de force, todo ello bien engrasado por el dinero que fluye, sobre todo desde la recaudación del Estado y por las prebendas legalizadas mediante el BOE a empresas y personas.

    Tratándose de Miguel Anxo Bastos, no pongo en duda ni una coma.

  4. Ácrata Irredento

    El problema del Estado es que tiene mucho poder y, por tanto, puede convertirse en un agente que conculque los derechos de los demás. Por eso, para un ácrata, el Estado tiene que desaparecer o, por lo menos, estar estrictamente limitado.

    Nada más contrario a la realidad: el Estado aprovecha todas las crisis para ensancharse y ocupar ámbitos de acción que pertenecen a la sociedad civil. Con el Cobeeeeee19 está en ello: se ha arrogado la competencia exclusiva en nuestro estado de salud. Ya no es cosa nuestra, sino del Estado. Y estoy seguro de que muchos lectores me dirían: «Hombre, pues claro. Tu salud es cosa de todos porque si te enfermas y enfermas a otros entre todos hemos de asumir el costo.» ¿Les parece que el costo asumido con la gestión del gobierno no es ya el peor disparate, la ruina del país entero?

  5. Ácrata Irredento

    Los ácratas no somos anarco-comunistas: ni feministas, ni confundimos género con opciones sexuales ni estamos a favor de la inmigración. Creemos en una sociedad de individuos únicos que se ponen de acuerdo en grupos para mejor conseguir ciertos fines, nunca el poder sobre los demás.

    En cuanto a Miguelanxo Bastos dice verdades como puños y está más cerca de lo que parece de Félix Rodrigo Mora. Según mi opinión bastante informada.

    No creo que históricamente fuera el Estado el que diseñara el capitalismo. Los reyes y sus guerras crearon el capitalismo al convertir la artesanía en industria de armamento. Luego el capitalismo exigió poder invertir su capital en propiedades de tierras, pero éstas eran del Rey. Y la Revolución Francesa creó el Estado como «persona» independiente de los ciudadanos, etc.

    El Estado actual se nos presenta como una sociedad pequeña (los que mandan, las 4 partes de la élite) que domina a otra mayor (el pueblo español).

    La causa es el crédito. No es real. Esos pocos no podrían dominar a todos por la fuerza.

    El crédito se debe a ideas inexistentes: La Soberanía. En principio, divina: San Pablo: «Todo poder viene de Dios»; o bien, la tradición jurídica romana, que atribuye la soberanía al pueblo. Menuda falacia inconsistente con la realidad.

    ¿Y no puede ocurrir que un poder, legítimo por su origen, gobierne de una manera tan contraria al bien común que ponga en cuestión la obediencia? Los teólogos han tratado con frecuencia este problema con la idea de fin. Algunos han sostenido que incluso un Poder injusto debe ser obedecido; pero la mayoría y los más autorizados afirman, por el contrario, que el fin injusto de un gobierno destruye su justa causa.

    El pueblo romano era un conjunto de hombres, ciertamente no un conjunto cualquiera, sino un cierto agregado unido por los vínculos del derecho para disfrutar de unas ventajas comunes. Jamás imaginaron que este conjunto diera origen a una «persona» distinta de las personas asociadas. La falacia funciona: España es una persona distinta de una agrupación de hombres, al estilo de lo que sucede con las personas jurídicas como las sociedades mercantiles. España es el Estado Español. España, dice su Estado, está por encima de los individuos que contiene. Y muchísimos españoles se lo creen a pies juntillas. Ése es el espejismo, la fuente de crédito que permite la dominación.

    ¿Tiene un límite el Poder? ¿Puede ser absolutamente injusto y seguir dominando al pueblo? Los pensadores dicen que no, que existen límites de derecho natural. El que se discuta algo que jamás habría sido necesario con un monarca (no podía vulnerar el derecho divino que le otorgaba el poder) demuestra la monstruosidad del estado.

  6. Ácrata Irredento

    ¿Es subversivo decir que la sociedad libre es capaz de realizar cualquier tarea necesaria mejor que el Estado?

    ¿Es subversivo decir que el Estado es un parásito carísimo que ofrece poco a cambio de vaciar nuestros bolsillos?

    No lo creo. Estas son de las pocas verdades que le convienen de alguna manera al Nuevo Orden Mundial que pretende que los estados pierdan soberanía. Pero no para devolvérsela al Pueblo, sino para robarla en instituciones supranacionales no electas. Por eso se han cargado a Trump entre todos: Demócratas y republicanos. Los únicos que lo han defendido ha sido los norteamericanos. Pero esos no cuentan. Nosotros no contamos.

    Lo que es subversivo es exigir que nuestra cultura no se pierda. Lo que es subversivo es impedir la invasión de otras culturas que nada tienen que ver con la nuestra, culturas expansivas que propalan el servilismo a la religión. Lo que es subversivo es defender la familia como pilar básico de la sociedad. Lo que es subversivo es decirle a la gente que debe tomar el control de sus vidas y hacerse responsable de su salud y de su supervivencia sin depender del Estado ni de la OMS ni de dios clavado en su cruz.

    La autocensura es la peor de las censuras. Sin libertad de opinión la sociedad no existe. Es como la RDA y la Stasi.

    Subversión es sentirnos hombres.

  7. Félix Udivarri

    «Nos están exterminando, están cometiendo el peor gerontocidio de la historia, están hundiendo intencionadamente la economía, están imponiendo un estado de miedo destructivo de la salud psíquica, por tanto, física, de las personas, han convertido las televisiones y radios en foros de desinformación y mentira y nos están llevando de vuelta al régimen franquista, con medidas tan negadoras de las libertades naturales, individuales y colectivas, como es el estado de alarma y el toque de queda.

    La respuesta ha de hacerse en la calle, con combatividad y fuerza. Hay que estar alerta ante la disidencia controlada que cada vez se hace más presente, y ante la manipulación de la justa ira popular por los partidos políticos, en especial por la extrema derecha. Todos los partidos son agentes del poder constituido, todos están de acuerdo con lo fundamental de la criminal política sanitaria del gobierno de la izquierda, todos tienen que ser denunciados».

    Félix Rodrigo Mora, 1 NOV 2020

  8. Félix Udivarri

    La extrema derecha no tiene el poder en ninguna parte. Quien nos está exterminando, está cometiendo el peor gerontocidio de la historia, está hundiendo intencionadamente la economía, están imponiendo un estado de miedo destructivo de la salud psíquica, por tanto, física, de las personas y ha convertido las televisiones y radios en foros de desinformación y mentira es el PSOE y los paertidos que lo mantienen en el Gobierno.

    Aclara, Rodrigo, que la extrema derecha de la que hablas controla el mundo desde Londres o Suiza y se sirve de los gobiernos de derechas o izquierdas para sus fines. No podemos seguir funcionando con tics del pasado. Los peores enemigos de la acracia han sido siempre los socialistas y comunistas. Nos han asesinado siempre.

  9. Félix Udivarri

    El Estado ha decidido por todos y nos arresta domiciliariamente a todos porque, para él, SOMOS CULPABLES. No sólo víctimas del Covid19, sino culpables de su existencia. En cambio, el Estado no es ni se considera ni víctima ni culpable de nada. Nos mata, pero es por nuestro bien. El ministro Illa, idiota indocumentado del «nitrio» que no sabe lo que es un hisopo, toma decisiones sobre nuestra vida presente y futura. Y nadie habla siquiera de lo fusilarlo sumariamente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: