Rajoy, miserable, ¡dimite de una puta vez y disuelve el PP!

¿Será ésta la nueva bandera española para los duros años que vienen?
Ante la situación de pre-guerra que gravita como un plomo sobre España, cuyos culpables son los independentistas, pero cuyos responsables son Aznar y Zapatero, el Rey:

–o se gana el sueldo

–o se va como exiliado político con sus nenas y su mujer

En Cataluña sólo queda un artículo de la Constitución Suicida de 1978 que aplicar para evitar el desguace de España. Y no es el 155, que no sirve para nada más que para perder el tiempo y dar oxígeno al independentismo catalán, sino el 116.4, que habla claramente del Estado de Sitio. Y consiste en ceder la jurisdicción del problema al ámbito militar, incluyendo la justicia. Eso fue lo que el presidente español, Alejandro Lerroux, hizo en 1934, cuando el president Companys declaró la República Catalana.  Claro que Lerroux se vestía por los pies. La crisis catalana duró cuatro días. La jurisdicción militar fue devuelta al gobierno de España ¡y punto pelota!(*) Por cierto, la revuelta la organizó el PSOE, el verdadero, no esta Falange reciclada que es hoy. No sólo en Barcelona, sino también en Asturias y Madrid.

Si no se aplica el artículo 116.4, y sabemos que no se hará, que lo hemos preguntado en Moncloa y han abierto los ojos como búhos, el futuro de España, con todos sus españolitos dentro, queda en manos en la partitocracia más corrupta de Europa y quizás del mundo, una partitocracia que, desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda, no quiere perder su pestilente negocio, aún a costa de fraccionarlo en sucursales. Hoy mismo se ha sabido que Gallardón robó 25 millones de euros del Canal de Isabel II. La corrupción no se detiene ni ahora. Rajoy acaba de cometer el mismo error que Aznar en 1996. Acaba de conceder a Urkullu la obligatoriedad del conocimiento del euskera para acceder a cualquier cargo de funcionario en el País Vasco, que es la mejor manera de expulsar a los españoles del poder en la tierra del cura Sabino de Arana.

Rajoy no tiene fuerza moral para aplicar ninguna medida represiva en Cataluña. En España no existe el orden constitucional, sino el negocio constituido. El PP ha mantenido docenas de negocios ilegales con la CiU de Pujol. Rajoy no solo está siendo chantajeado por sus socios, sino que no entiende que el chollo se pueda terminar a petición de Cataluña. Rajoy busca ahora todo el apoyo posible en Europa para aplicar un artículo 155 de mínimos. Cobardía y lentitud son las consecuencias de su corrupción sin límites.

Desengañémonos. El Rey no se va a presentar en el Consejo de Ministros de mañana a tomar el mando y poner a los sediciosos bajo jurisdicción militar. Tampoco tiene fuerza moral para hacerlo, por supuesto. En todo el ámbito político español no hay ni un solo patriota español. Hay, eso sí, patriotas catalanes, vascos, gallegos, baleares, valencianos, navarros y canarios, cobrando todos de la nómina del Estado. Y ese absurdo es consecuencia de la Constitución Suicida del 78, que está a punto de volarse la cabeza.

Una vez explicada la solución, que no va a aplicarse, lo repetimos, ¿qué hacemos los españoles? ¿Qué recomendamos hacer?

Pues organizarnos desde la sociedad civil. Y no nos referimos únicamente al boicot a los productos catalanes en respuesta al boicot inverso practicado en Cataluña desde hace una década, o al sálvese quien pueda de las fugas empresariales, ni a poner a todo volumen el «que viva España» de Manolo Escobar. Sino a iniciar un proceso constituyente para lograr una República Unitaria Constitucional creando asambleas ciudadanas pacíficas a las que no se permita asistir a ni un solo miembro de los partidos políticos. De todos modos, estamos seguros de que, si las asociaciones y asambleas no fueran pacíficas, entonces sí, el Gobierno español enviaría contra nosotros toda su violencia institucional. Luchemos intelectualmente por una República Unitaria como la francesa; y Constitucional como la norteamericana.

El uso de las armas llegará en este conflicto. Muy pronto. Es casi seguro. Porque forma parte de la escalada prevista por los especuladores internacionales para forrarse a nuestra costa como hicieron en Ucrania, aplicando el modelo de Gene Sharp para las revoluciones pacíficas, convenientemente convertido en guerra civil por agentes extranjeros que dispararon contra manifestantes pacíficos y contra la policía. Las armas empezarán a utilizarlas los románticos de la CUP, que están deseando matar a cualquier español que no cante Els Segadors y, sobre todo, ver si, con un arma humeante en las manos, se pinchan a alguna joven independentista tonta del culo. A los españoles no nos permitirán disponer de armas para defendernos, no os preocupéis por dejar huérfanos a vuestros hijos. Sólo tenéis que evitar pasar cerca de los paredones improvisados en las tapias de los cementerios.

Salud.

ÁCRATAS

(*) En una crisis del Estado mucho más grave que la actual, el general Batet consiguió dominar la situación con el mínimo de destrucción y violencia, murieron cuarenta y seis personas: treinta y ocho sediciosos y ocho militares. Más de tres mil personas fueron encarceladas, la mayoría de ellas en el vapor «Uruguay» (el Piolín de entonces) y puestas bajo la jurisdicción de los consejos de guerra.

La Generalidad de Cataluña fue sustituida por un Consejo de la Generalidad designado por el Gobierno y con un presidente denominado gobernador general de Cataluña.

Batet fue fusilado durante la Guerra Civil por los franquistas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: