España: Democracia o muerte

La crisis catalana sigue y seguirá mientras no se ponga el foco en la causa. Ni siquiera mencionaremos el hecho concreto de hoy(*) porque no es más que otra anécdota, no vale la pena dar publicidad a los bellacos.

Lo importante hoy es constatar como notarios otra cosa: España no puede enfrentarse con toda la fuerza de la democracia al desafío fascista catalán. Porque en España no existe la democracia más que en las juntas de vecinos de las escaleras. Lo más que puede hacer la España actual es oponer su partitocracia y sus intereses partitocráticos a los de la partitocracia catalana y los suyos. Y es lo que están haciendo a ojos vistas: para ello, no dudan ninguna de las partes en litigio en presentar a la batalla a sus votantes. «Pues a mí me han votado todos estos. Pues a mí, estos otros». Pobres votantes a fondo perdido que, en el colmo de la credulidad, se sienten protagonistas de esta historieta infantil que terminará mal.

Los partidos en España, en toda la España de este régimen concreto, son tumores que se niegan a morir, aunque maten al huésped. Los partidos, una vez tomada su cuota de poder estatal, no tienen que responder ante sus votantes y campan con las manos libres para vender su influencia al mejor postor. Por eso la corrupción es consecuencia inexorable de la partitocracia. Así que el huésped, que está apunto de morir, AKA España, ha de tener un momento de lucidez antes de recibir el viático y preguntarse: «¿Cómo puede pasarme esto al final de la segunda década del siglo XXI?»

Le va a costar hallar la respuesta, porque España está ya muy enferma y porque los partidos son todos como calamares soltando tinta para que los ciudadanos, en medio de la oscuridad, no encuentren solución a la pregunta. Si escuchan alguna voz que acusa al sistema partitocrático de todas las crisis y las corrupciones que ha sufrido España desde 1978, corren a coro a acusar a esa voz de fascista. Paradoja, que los herederos del franquismo, demócratas sin haber pegado un tiro, tachen de fascista a quien les cuenta lo que es la democracia. Llamarían fascista al propio Montesquieu si se levantara de la tumba, sabiendo que la gente no sabe quién fue.

Pero, querido y parasitado huésped llamado España: Para que comprendas la verdad te basta con un simple y mínimo esfuerzo. Mira detrás de los Pirineos y atiende, moribunda: «Francia es una verdadera democracia y puede oponer fortaleza democrática a cualquier intento de fascismo territorial, lingüístico o ideológico. Mira a Francia y copia de nuevo, copia como siempre, como has copiado todas las leyes del Estado Español.» Por supuesto, los partitócratas sacarán ahora sus restos de antieuropeismo de sacristía y criticarán al francés por jacobino o ilustrado y poco romántico sistema que ha cometido toda clase de excesos en sus colonias y aún sigue lanzando a sus paracas en Mali. Pero el francés es un régimen democrático, es innegable.

Si España fuese una democracia REPRESENTATIVA, como lo es Francia, es decir, si cada diputado fuera el único representante popular de una circunscripción de 50.000 habitantes, a cuyo mandato imperativo estuviera obligado, esto de Cataluña no podría suceder. Porque cualquier tipo de organización o reunión de esos diputados, aparte de la única natural en el Parlamento Español, estaría condicionada por la opinión de los habitantes de la circunscripción del diputado. No harían falta referendos. Porque la política sería representativa y las decisiones de los votantes serían inmediatamente ejecutivas para el diputado. Si en Cataluña se reunieran los apenas 140 diputados de todo el territorio catalán con un mandato unívoco de secesión de sus respectivas asambleas, Cataluña sería independiente de inmediato. Pero es que eso no podría suceder, porque esos 140 diputados o recaderos representarían a todos los catalanes. O sea, que habría 90 diputados que representarían a los 4.500.000 catalanes castellano parlantes. Secesión imposible. Y porque todos, los 140 diputados, con sus representados detrás, sabrían valorar el hecho de pertenecer a un país cuyo régimen es democrático y se comporta exactamente como ellos votan.

Si en España hubiera INDEPENDENCIA DE PODERES como la hay en Francia, tampoco podría suceder que 10 diputados de la CUP condicionaran el comportamiento de un presidente Puigdemont que teme por el mantenimiento de su cargo. Exactamente por el mismo corrupto mecanismo partitocrático por el que los 15-20 diputados de CiU en el Congreso han condicionado tantas veces la política española. Porque, en la partitocracia, primero está el sillón y luego la ideología. Y cada presidente ha pagado lo que ha hecho falta para asegurarse el sillón. De nuevo, cualquier partidario exclamará «¡Eso que dices es fascismo!», soltando tinta de calamar. No, no señor. Fascismo es lo de usted. ASÍ SON LOS PARTIDOS y no pueden ser de otra manera. Son asociaciones para medrar vendiendo sueños y cobrando corruptelas.

La crisis catalana está siendo protagonizada por las partitocracias española y la catalana, que quiere otro reparto de cuotas de poder que vender. Y no les duelen prendas si van a provocar una crisis violenta entre la ciudadanía. Al final, como en toda crisis partitocrática, hay un componente de corrupción económica. En el caso de Cataluña es una corrupción de gran calado y envergadura. Pero eso ya os lo hemos contado con detalle. Releed el artículo: El negocio de liquidar la Constitución Suicida de 1978. Y prestadle atención. Luego, poneros en marcha para rescatar a España de la indignidad partitocrática. No os harán falta revólveres. Sólo necesitáis la palabra.

ÁCRATAS

NOTA. El partitócrata Puigdemont ha contestado al requerimiento del partitócrata Rajoy con evasivas. Los partitócratas españoles tramitarán, o no, la aplicación del artículo 155 de la Constitución Suicida. Los partitócratas catalanes echarán a las calles a los CDR de la CUP, que están ya dispuestos para los sacrificios humanos. TODO, CON TAL DE QUE ESPAÑA NO CONOZCA LA DEMOCRACIA JAMÁS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: