Vistalegre II: Comunismo versus transversalismo

El 9 de febrero, dos proyectos y dos ejecutivas se enfrentan en el congreso de Podemos. Todos los medios “de peso” –del Sistema, vamos– señalan el problema, lo califican de irresoluble e incluso hablan de escisión del partido “en rueda”. Aquí ya advertimos que los comunistas no iban a desperdiciar la oportunidad de renacer de las cenizas que dejaron tras su cúmulo de despropósitos históricos: Eurocomunismo y dogmatismo –dependencia de la opinión superior del Komintern– se encargaron de convertir al comunismo en una ideología residual en España. Los comunistas europeos se adaptaron tanto al Espíritu de Europa, quisieron apartarse tanto de la imagen que de ellos sembró Gladio, la facción terrorista de la OTAN, que acabaron por contribuir a la caída de la URSS. Eso sin contar con el copo de cargos que la Iglesia Católica tomó para sí en el seno del PCE y CCOO.

Ese fracaso trae cola. La cola es que el PCE trató por todos los medios de apropiarse del 15M. Y luego de Podemos, su cristalización política. La Rueda Podemita depende mucho de la periferia catalana, vasca y gallega. Las tres son católicas, como siempre lo han sido los nacionalismos históricos, tanto de derechas como de izquierdas. La CUP, por ejemplo, está formada por antiguos nenes hijos de comunistas católicos educados políticamente por la parroquia. Por eso sabemos que se integrará en la candidatura podemita en las elecciones autonómicas que proyecta Puigdemont para el próximo verano.

La consecuencia de lo que digo es que la facción podemita de Iglesias es internacionalista, globalista, como la propia Iglesia Católica, mientras que la de Errejón es socialdemócrata, como lo es el PSOE y quiere ser, al menos ahora, Ciudadanos. Errejón quiere convertir a Podemos en el heredero del PSOE, partido en descomposición por el alto número de traiciones a la clase obrera que ha perpetrado desde siempre, desde el Felipismo al Zapaterismo. O sea, siempre que ha podido traicionarnos a cambio de unos buenos cargos en una eléctrica, una petrolera o una gasista.

Vaticinamos una victoria de Iglesias, pero Errejón quedará cerca. Así que se repartirán la Ejecutiva. Los Anticapitalistas serán la bisagra que decantará la victoria del PCE. España tiene Pablo Iglesias para rato.

¿Y tras esa victoria? Pues nada, que Podemos emprenderá el camino de su descenso electoral, tal como emprendió y culminó el PCE en su día.

Podemos ni siquiera se opone a un sistema antidemocrático como el español, sino que participa del mismo. Antidemocrático porque los ciudadanos no tenemos derecho a elegir a nuestros diputados; en un sistema con un Jefe del Estado impuesto por el franquismo, tampoco elegimos al presidente del Gobierno. Ni siquiera a los jueces. Lo único que estamos autorizados a elegir es a un partido frente a los demás. Los tres poderes del Estado quedan en manos de los partidos, cuyos líderes negocian todos los cargos relevantes. España mantiene un régimen partitocrático, un oligopolio político entregado al servicio de la banca, del IBEX y de la Europa de planes quinquenales.

Al final, los indignados se quedarán con un palmo de narices. Porque la única indignación eficaz tiene que manifestarse en las calles de las ciudades españolas y ejecutarse personalmente con la lucha diaria clandestina. Con el voto urnado no se va a ninguna parte en esta España monárquico-conservadora.

Salud.

ACRATAS

NOTA DE UN LECTOR: Sobre Podemos:

“Fabriquemos nuestra propia oposición, antes de que la verdadera se organice”

Lenin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: