Perradamus: La visión de Maldito sobre 2016


Tras consultar con el Oráculo de la Almohada Mugrienta, por la que ha restregado el chocho más de una y más de dos, y sobre la que sólo se sueñan cosas ciertas, os voy a decir lo que me ha sido comunicado que va a suceder en 2016 en este puto Hispanistán con todas sus taifas. En otro artículo haré lo mismo para el planeta Tierra, antes de que la conspiranoia, palmariamente financiada por Sión para cosechar más idiotas, descubra que no es un planeta, sino el culo de un gran simio montado sobre una mangosta.

Como resumen económico, diré que las cifras macro seguirán siendo el tópico a manosear para ocultar la realidad de una implosión de la producción interior bruta del país que hará parecer al Challenger como un cohete de feria. Y, con la caída del PIB, el hundimiento de los estándares de vida. Y diré el por qué del hundimiento: Por lo mismo que en el resto del mundo, porque se ha creado tanto dinero mediante el crédito y los colateralizados que no es posible mantener su valor más que a base de arruinar al 80% de la población española. Y la judiada internacional no quiere que el valor de su dinero, hecho de humo de prepucio seco quemado, por lo tanto humo sagrado, caiga hasta cero. Para ello necesita de la colaboración de muchísimos goyim completamente gilipollas, obnubilados por el glamour del papel verde. Y los encontrarán: Millones de esos goyim asalvajados por teorías como las de Ayn Rand y otros artífices de la vanagloria centro cular, todos ellos sordos a las predicciones del millonario Nick Hanauer, descendiente de judíos que llegaron a EEUU «huyendo de la persecución nazi»:

“Tengo un mensaje para mis compañeros asquerosamente ricos, para todos aquellos que vivimos encerrados en nuestras burbujas de oro: despertad. Esto no va a durar.

Las revoluciones, como las quiebras, se aproximan de a poco y estallan de repente. Un día, alguien se prende fuego a lo bonzo y, de golpe, miles de personas inundan las calles y, antes de que te des cuenta, el país entero está ardiendo por los cuatro costados.

Si la desigualdad sigue aumentando como hasta ahora, esto va a acabar sucediendo. No seremos capaces de predecir cuándo, pero resultará terrible para todos.

¿Qué es lo que veo en nuestro futuro? Veo horcas. Se acercan las horcas… para nosotros, los plutócratas”.

Para cagarse en los pantalones de tanto apretar para que suceda, ¿no?

La únicas empresas que van a seguir existiendo sin mayores problemas que los de conseguir crédito blando para incrementar su autocartera, son las compañías transnacionales, porque están controladas por el Sanedrín Financiero Internacional, que gana dinero con ellas y mantiene su poder a ultranza: Las alimentarias y farmacéuticas que nos envenenarán como a ratas de cloaca, las armamentísticas que nos asesinarán como a gorriones, etc. El resto seguirán echando las persianas en progresión creciente porque no van a tener liquidez para sobrevivir ni tampoco mercado al que venderle unos altramuces. Empresas que serán embargadas en lo poco que les quede por el monstruo de las dos cabezas, la Banca y Hacienda, que son como Chucky y su novia comiéndose un pollo con los dedos.

El desmesurado paro se va a consolidar, a solidificar como si fuera una momia en un glaciar. 23% reconocido, 30% real. Ni siquiera el incremento del número de jubilados del boom de natalidad del medio siglo va a poder disimularlo, porque sale más gente hacia el paro que parados que se jubilan sumados a los empleados ex-novo, y eso que son temporeros de los de un cuarto de jornada dos veces al mes.

El funcionariado va a aumentar ligeramente, sobre todo en fuerzas represivas, policía y ejército. A los más tontucios de los ineducados hispanistanos les das una porra o un cetme y se vuelven émulos de Rambo. Si Podemos hubiera llegado al poder, el funcionariado habría aumentado mucho más, un millón de nuevos funcionarios posiblemente. Pero no se ha ganado ese derecho porque no suma con el PSOE e IU para investir a Ken Sánchez, ni siquiera con el apoyo de Bildu y ERC. En Hispanistán ha ganado la puta derecha otra vez y se lo montarán para mandar en todas partes bajo la batuta del SFI, sección hispana: Anapat Botín, Francisco González e Isidre Fainé. O sea, Rajoy cuatro años más y Mas cuatro entrerrejas menos. Y no hablo más de política porque no vale la pena criticar obras de teatro tan malas y con tan pésimos actores.

Los jubilados van a seguir manteniendo a los hijos desocupados y a sus familias con sus magras pensiones, con el consecuente aumento de separaciones, divorcios y violencia de género: Se van a matar unos a otras y otras a unos como descosidos, que ambas cosas suceden. Como el asunto del hombre asesinado a martillazos por su mujer en Sevilla –muy feminista, oye, a martillazos, igual que el grapo Pío Moa, evolucionado pepero, a un policía en 1975– y así otros 29 casos más en 2015.

Muchísimos pelanas españoles, hartos no ya de no tener ni un euro ni para comprar Torpedo para las ladillas o de haber de rebuscar en los cubos de la basura, sino de no poder consumir ni papel higiénico de doble hoja, van a empezar a radicalizarse, entrando en la categoría de socialmente peligrosos. Como ya ha sucedido en Bruselas estas últimas semanas, ciudad a la que le han ardido hasta los adoquines de las calles.

Y vamos a lo peor. Los hispanistanos se van a degradar aún más. Van a perder hasta los últimos vestigios de su dignidad, de su ya exigua moral y de su honorabilidad. Los expañoles van a esforzarse. Y como no puede ser para remediar lo que les sucede, van intentar valer tan poco como sea necesario para merecer lo que les suceda. Las mujeres se prostituirán en mayor cantidad aún, que mira que es difícil a estas alturas, y por menos dinero. Al final, echar un polvo va a ser más barato que alquilarse una porno y hacerse una manola. Los hombres se darán más aún al alcohol barato hasta llegar a sentirse conformes con los cuernos que lleven. Todo ello apoyado por el Sanedrín Financiero Internacional, cuyo objetivo no es solo robar dinero, sino también volatilizar espíritus.

Hay un canalla, Stephen Polloz, presidente del Banco central de Canadá para más señas, que propone como salida a la crisis que la gente trabaje gratis hasta su resolución. Se refiere a gratis para las empresas, que ofrecerían así el empleo ideal: Tú curras y no cobras para que el empresario salga de su crisis. Yo estoy de acuerdo en que trabajemos gratis mientras dura la crisis, pero no para las empresas, sino para la gente arruinada: «Ofrécese electricista gratis para puentear contadores de hogares sin ingresos». «Gratis se reparan vehículos de familias pobres». Pero con cuidado. Que a los norteamericanos los multan y hasta enchironan por alimentar a los indigentes. Ojo que vienen curvas.

Y un día, sin que nadie lo presienta, saltará la chispa. La gente se echará a la calle. Y toda esa multitud, degradada durante tanto tiempo, arruinada de cuerpo y alma, va a obrar con el rencor y la crueldad con las que solo la chusma española sabe hacerlo. Y llegará la hora de las avionetas privadas y los barcos de lujo para evacuar a los ricachos que, mientras salen de puertos y aeropuertos, estarán ya coordinando la invasión otaniana para defender la libertad y la democracia, la gran masacre tan necesaria para lograr el objetivo final: El regreso de la esclavitud, de la solución final: la explotación absoluta.

MALDITO HIJO DE PERRA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: