El próximo domingo, 16 de marzo Crimea será rusa

Kiev admite su impotencia en Crimea. Es decir: Admite que ha sido siempre rusa; porque lo es su población y Rusia tiene una importante base naval en Sebastopol. En los años 20 del pasado siglo, las potencias occidentales intentaron arrebatarle a Rusia la península de Crimea y perdieron la guerra. Y Crimea siguió siendo rusa. Pasó a depender administrativamente de Kiev cuando Ucrania pertenecía a la URSS. Y seguía siendo rusa, porque la URSS era Rusia. La caída de la URSS pareció cambiar la situación, pues Ucrania se quedó con la administración que poseía sobre Crimea. Pero Crimea seguía teniendo población rusa y una base naval rusa hasta el año 2042.

Y ahora, los torpes americanos han medido mal su jugada y han permitido que Crimea se incorpore formalmente a la Federación Rusa de nuevo. De sentimiento, ya lo era. Por eso el parlamento crimeo (Crimea fue siempre una república independiente libremente asociada, no una región de Ucrania) fue fulminante declarando la independencia de Kiev de la República de Crimea ante el golpe de estado de la extrema derecha en Kiev.

Si Occidente, aparte del dinero y los misiles, tuviera algo de sentido común; si no tuviera un mono como presidente de los EEUU, hubiera reconocido la independencia de Crimea en el acto. Y la hubiera mimado con crédito sin límite para impedir que se realizara el referéndum. Es decir: hubiera comprado los votos de los crimeos para que no se reintegrasen a Rusia. Pero no son listos los americanos. Sólo son poderosos. Y no es lo mismo. Así que habrán de perder toda esperanza sobre Crimea porque no tienen arrestos para iniciar una Segunda Guerra de Crimea casi 100 años después de la primera.

Europa vive bajo la amenaza de la OTAN. La misma OTAN que rechazó la entrada de Rusia en su seno, para que no hubiera dos superpotencias dentro, sino solo una como dueña y señora: EEUU.

Toda esta crisis viene de algo que resulta obvio:

No existe Europa como potencia, porque no tiene ejército propio, una Alianza Militar Europea. Por el contrario, está sometida militarmente a la OTAN, y al OTAN sirve a los intereses norteamericanos de dominio mundial, no a Europa. La OTAN, corrompe militares de todas las naciones europeas, convirtiéndolos en apátridas, en profesionales de la violencia armada y punto.

Europa es un ESCENARIO TÁCTICO. No un aliado, sino un secuestrado desde 1945, con la muerte de Hitler, el último integrista europeo. Entonces Europa fue ocupada por las dos fuerzas hegemónicas, EEUU y la URSS y se partió en dos. Hay que ser muy idiota para decir que Alemania existía como país, estando dividida y sin ejército. Por eso, aún hoy día, Europa no es otra cosa que una potencia comercial… y también está dividida, pues tiene a UK, la pérfida Albión, minándola por dentro.

Volviendo a la crisis de Crimea:

Los movimientos de tropas en el escenario europeo son trasiegos de la OTAN bajo mando americano. Europa no tiene ni idea de qué va a pasar y sigue produciendo como una vaca que no sabe nunca cuándo la van a ordeñar. Merkel, Hollande y el resto de payasos europeos sirven a los intereses de EEUU/Sión sin rechistar. De no hacerlo así, caerían de sus cargos en el acto, sin esperar a nuevas elecciones.

Cualquier europeo se siente más íntimamente ligado a Rusia que a EEUU, a pesar de la propaganda americana y del desconocimiento occidental de todo lo ruso, impuesto por los medios sionistas (los hackers de la CIA acaban de bloquear las webs del Kremlin y de algunos servicios informativos mediante ataques de denegación de servicio). Pero los rusos vienen de vacaciones y el problema no pasa del lenguaje. Son iguales que otros europeos, suecos, daneses y holandeses. Su carácter es inteligible.

A fin de cuentas, Rusia es Europa. Y EEUU es un país de advenedizos mentalmente subhumanos, violentos, egoistas, genocidas con los indios a los que robaron su territorio, genocidas con todos: vietnamitas, japoneses y lo que se les ponga por delante.

Así que, para el siglo XXI, EEUU ha trazado una precisa hoja de ruta que es la de los genocidios impunes.

Para ello, la banda de Rumsfeld decidió que necesitaba muertos americanos lo primero. Y se sacrificaron casi 3000 norteamericanos el 11S. Si el atentado hubiera sido en Berlín, rápidamente los europeos se hubieran vuelto contra los verdaderos autores. Pero fue en EEUU. No implicó a europeos ni a rusos a ni chinos; las represalias fueron contra terceros: Afganistán, Irak, Yemen, Libia, Egipto, Siria. Y Europa siguió abanicándose el coño, apoyando con sus bases de la OTAN, diciéndose «esto ni me va ni me viene»; y Rusia, la protectora histórica de Europa, que sabe de qué va la política internacional, lleva 14 años excavando refugios atómicos, produciendo armas de alta tecnología en el máximo secreto y esperando a plantar cara en cuanto la maniobra llegara a sus fronteras. Porque ya se saben el cuento americano desde Afganistán. Y han plantado cara en Siria. Y ahora están dispuestos para la guerra con la crisis de Crimea, una maniobra americana tan torpe como un elefante en una cacharrería y obliga a los periodistas de Sión a hacer malabarismos para presentarla como algo coherente.

Los nazis han dado un golpe de estado y depuesto al presidente electo Yanukovich y secuestrado al parlamento ucranio al que han obligado a cambiar la constitución. Eso no lo hizo ni Hitler, que parece un honorable caballero al lado de estos salvajes. Obama ha acogido al presidente golpista, que habla un perfecto inglés, qué curioso, en la Casa Blanca sin problemas y le llama «verdadero demócrata». Venga, informa de esto y haz quedar bien al Mono de la Casa Blanca, premio Nóbel de la Paz.

Europa sabe que, como siempre, ella pagará la factura: el gas ha subido ya, porque se prevén cortes de suministro de los gasoductos rusos que atraviesan Ucrania hacia Europa. El gasoducto del Báltico atiende a Alemania y le sobra poca capacidad. La guerra interna por la energía será un infierno del que España queda fuera por los pelos. Pero aquí también subirá el gas, claro. Todo esto solo afecta positivamente a EEUU. Pase lo que pase, gana.

El plan de EEUU es una guerra contra Rusia limitada a la zona del Mar Negro y el Cáucaso. Una guerra en la que EEUU no participe nominalmente más que como miembro de la OTAN. «Ayude a sus aliados». Otra mentira de la que es casi imposible informar sin parecer idiota. Todo el mundo sabe que la OTAN es EEUU. Que Rasmussen es un pelele que cobra su nómina y se la gasta en putas y en droga. No tiene capacidad de decisión. Habla como la voz de su amo.

Barcos de guerra de EEUU están entrando en el Mar Negro, que pronto va a parecer una piscina de tiburones. Rusia ha desplegado sus misiles imparables de corto alcance. Así que le hacemos una advertencia a Putin: los americanos son expertos en atentados de falsa bandera. «Putin: recuerda el Maine en la bahía de la Habana en 1898. ¡Que lo hundieron ellos mismos, como luego han confesado riéndose! ¡Que lo mismo hicieron con el Lusitania! Y como, Putin, no puedes aclarar la verdad, es como si lo hubiera hundido Rusia. En cuanto auto-atenten contra el primer buque, procura, Putin, hundir tú el resto, lanzar la primera andanada de misiles sobre EEUU y correr sus fronteras hasta donde puedas defenderlas. En Europa solo debes atacar las bases de la OTAN y no dejar ni un invasor vivo. Pues las bombas que reciba la población civil de Europa serán de EEUU, que se encargará de hacer víctimas para atribuírselas al bando ruso. Y mete a tu gente bajo tierra: menos mal que has construido refugios para 100 millones de rusos plenamente abastecidos».

Por supuesto, nuestro GPS de Google se irán a tomar por culo en el primer tiro. Pues la red de satélites caerá entera en media hora y dejará ciegos a ambos bandos. EEUU se va a meter los drones por el culo, Y toda su alta tecnología. Porque la guerra real es guerra de ocupación sobre el terreno. Y EEUU no tiene efectivos ni los va a sacar de su tierra de cobardes que solo quieren ir a jugar a la guerra si hay garantía de 100 a uno de que van a ganar. Normal en los apátridas, como los americanos y los judíos (estos últimos no quieren ni hacer la mili en su propia tierra, y Netanyahu puede caer uno de estos días por intentar obligarlos).

Los sionistas han metido a EEUU en esto y van a seguir ganando como siempre, porque son los listos de la clase y EEUU el fornido alto y tonto. Israel, que ha puesto equipos de expertos agitadores a dirigir a los nazis de Maidán (otra vez colaborando con los nazis en Europa, primero fue el acuerdo de Haavara con Hitler), piensa para sí: «¿Que resulta que persiguen a los judíos en Ucrania? ¡Pues que se vengan para Israel, que nos faltan judíos para poblar unos cuantos kibutzs más en Palestina!»

De modo que, para saber lo que va a pasar hay que olvidarse del Mono de la Casa Blanca y del resto de catetos que salen en la tele. Hay que pensar en Sión y sus proyectos. Ver cómo se realizan mejor desde ahora y averiguar, de esa manera, el camino de los acontecimientos.

UNO: EEUU va a recibir la lección de que su pacto con Irán a espaldas de Israel trae consecuencias. Cuando Japón vendió uranio enriquecido a Irán a espaldas de Israel, ocurrió la catástrofe de Fukushima. EEUU no va a ganar en la crisis de Crimea. Seguro que no. Saldrá muy tocado de esta crisis en cuanto a credibilidad internacional. Dadlo por certificado.

DOS: El Sanedrín Financiero Internacional se va a forrar otra vez. Va a tener que subir los precios de la energía (las petroleras y gasísticas son suyas, incluyendo las decisiones de la rusa Gazprom) hasta el límite, qué pena. Va a tener que conceder crédito a toda Europa para poder pagar. Jejeje. Va a hincar sus garras lo más profundamente que pueda en Europa hasta que le crujan los huesos.

TRES: Con Turquía como miembro de la OTAN, cerrando el Bósforo y los Dardanelos, el Mar Negro es un lago grande, como el Caspio. La flota rusa en Sebastopol es defensiva, no otra cosa. Su flota ofensiva está en Tartús, Siria. E Israel ya tiene en Siria lo que quería: el caos y las matanzas permanentes, que es lo mismo que quiere en Irak, Egipto y Palestina. Jordania está esclavizada. De modo que esa guerra será tan larga como Israel pueda alargarla. Y Rusia no perderá su base de Tartús porque a Israel no le conviene que la pierda. Ya ha visto lo que pasa cuando se fía de EEUU como única potencia:

Que le traiciona.

DE NUESTROS LECTORES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: