La rebelión de la masa crítica

Durante el siglo XIX las inhumanas condiciones de vida de una gran masa de trabajadores y de los hijos de estos incluso niños de corta edad, obligados también a trabajar desde la infancia, dio origen a formas de lucha obrera “ilegales” para las leyes estatales, que no eran mas que la expresión de la forma de un sedicente Estado liberal y de su clase dirigente, la burguesía capitalista. Aparecen los sindicatos de clase asimismo “ilegales” para las leyes vigentes, ya que atentaban a la “sacrosanta libertad” de las partes contratantes, patronos y obreros. ¡Sangrante ironía, la libertad de los semi esclavos! .

Esta lucha continua de los obreros a lo largo de finales del XIX y durante todo el XX, consiguió progresivamente conquistas sociales y formas de vida mas dignas , incrementadas después de la 2ª Guerra Mundial y aunque de forma desigual e imperfecta, en los países occidentales pudo comenzarse a hablar del Estado del Bienestar o del Estado Social de Derecho.

Si hemos de establecer fechas divisorias, diríamos que el Wellfare State, se ha extendido a los largo de las décadas de los años 60, hasta finales de los ochenta del mismo siglo XX, es decir, unas tres décadas aproximadamente, si bien los que detentan el poder, sobre todo la alta clase económica y sus “capataces”, la clase política, siguen queriendo hacernos creer en la ficción del estado de bienestar incluso ahora, cuando la crisis provocada por ellos mismos, se ha llevado por delante casi todas las conquistas sociales que había costado siglos conseguir.

Este retroceso de las clases populares, luego la clase media baja, funcionarios medios y bajos, etc., comenzó a finales de la década de los 80, con la conjunción casi simultánea de la caída del muro de Berlín, que fue el inicio de la caída del “imperio del mal” o sistema soviético, nunca comunista, y las agresivas políticas ultraconservadoras de Thatcher en Gran Bretaña y Reagan en los EE.UU. A partir de las políticas de éstos, comenzó el desmantelamiento del poder de los sindicatos británicos, seguido del de los demás países de occidente, y el progresivo deterioro de las conquistas sociales que habían costado siglos conseguir.

Desde el comienzo de los años 90 del siglo pasado hasta digamos, el 2007, las pérdidas de las clases sociales referidas, ha devenido en progresivo, retroceso si bien con una relativa lentitud y aparentes altibajos, que consiguieron mantener la ficción de que al menos en los países de la órbita del “Imperio de Occidente” el Estado de Bienestar y su correlativo Estado de Derecho seguían en plena vigencia. Pero esto solo era un mero espejismo, una equivocada percepción bien alimentada por los gobiernos al servicio de los verdaderos “amos”, (habría que escribirlo sin comillas), de los neo-esclavos modernos.

Ello ha sido así, porque los obreros, pequeños empresarios, autónomos, funcionarios medios y bajos de las distintas administraciones, etc.., que habían llegado a conseguir unas condiciones de vida mas o menos dignas en su economía y bienes, pese a que su pérdida de status, ha sido progresiva y aparentemente lenta. Pero preocupados de mantenerla, su miedo paralizante, les ha impedido oponerse de forma organizada y eficaz, a una clase dirigente, poderosa y corrupta que ha acabado por imponerse mediante el temor a perderlo todo de los neo esclavos modernos, que ni siquiera saben que lo son.

A partir del 2007, todo el Nuevo Imperio Occidental, ha sido sumergido por la Casta de la Sinarquía Financiera Internacional, en una crisis galopante y sin precedentes que ha acelerado de forma rápida, imparable y sin posible retorno al menos en muchos años, el empobrecimiento de las clases medias y bajas, el desmantelamiento de sus conquistas sociales y del sedicente Estado de Bienestar que todavía quieren hacernos creer en plena vigencia. Una crisis, que durante años incluso después de haberse producido, seguía siendo negada por los “capataces” de los Amos, léase, Presidentes de Gobiernos y Ministros, como Zapatero o Solbes, que ya en 2008, al principio la negaban y pocos meses después, hablaban de “una crisis sin precedentes, que nadie había podido predecir”. Pese a que algunos clarividentes y acráticos economistas de éste singular panfleto, ya la venían pronosticando y advirtiendo de sus efectos desde principios de 2006. (Véanse los artículos publicados aquel año en la hemeroteca de Acratas). Y ahora con el Gobierno de Rajoy y sus ministros, el deterioro y perdidas sociales, ha experimentado una aceleración sin precedentes.

Pues bien, a pocas fechas para que comience el 2014 y tras siete años de bíblicas “vacas flacas”, sin vislumbre alguno de correlativas “vacas gordas”, como quieren hacernos creer nuestros ínclitos dirigentes, cada vez hay mas desheredados de la tierra, mas arrojados fuera del sistema, mas hombres y mujeres que ya no tienen nada que perder porque todo lo han perdido: su trabajo, sus casas, sus bienes, sus ahorros e incluso su dignidad, en el concepto que de ella se viene teniendo hasta ahora.

Y si en febrero de 2012, preconicé aquí en la “Critica a la reforma Laboral”, en clave ironico-sarcástica, la vuelta a la esclavitud, como conveniente y necesaria institucionalización jurídica de las relaciones sociales, para que los “dinámicos, modernos y benéficos ” empresarios, pudieran sacarnos de la crisis, ahora creo que se podría decir de nuevo totalmente en serio, Todo estaría así mas claro, los neo-esclavos, tomarían conciencia de que lo son, en vez de la ficción de que continúan viviendo en una mentirosa y bucólica Arcadia feliz, un Estado Social y democrático de Derecho, que solo existe escrito en una Constitución o leyes inservibles y eternamente incumplidas, o cumplidas solo para una casta minoritaria y poderosa.

Pero ahora ésta casta, está comenzando a tener miedo. Tienen sus lujosas viviendas bunkerizadas, erizadas de dispositivos electrónicos de “seguridad”, viven y se desplazan rodeados de “gorilas” como guardaespaldas. No son ni pueden vivir felices. A veces pienso de ellos: “pobres riquísimos diablos”. Si, ya sienten en sus nucas el aliento amenazador de la clase de los neo-esclavos sin nada que perder, que están comenzando a tomar conciencia cada vez mas clara de su situación. Y así a la vuelta de pocos años, ésta clase irá acumulando su malestar, su ira, su desesperación e irá convirtiéndose en una verdadera masa crítica, ahora todavía solo en potencia o subcrítica, después en acto o crítica. Y al igual que ocurre en las ciencias físicas, al llegar al estado de masa crítica, tiene comienzo la fisión nuclear, reacción en cadena y explosión atómica; pues de manera parecida, cuando esta masa humana, alcance el nivel crítico, la explosión atómica social, devendrá imparable y arrasadora, acabando en un instante con todo éste sistema injusto, corrupto, imposible. Y los esclavos habrán acabado para siempre con los amos.

O así me lo parece.

PATALETE DE BELLOTILANDIA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: