Si Rajoy no es obligado a dimitir, el corrupto será el Pueblo Español

Todos recordamos el «I’m not a crook» (Yo no soy un ladrón) de Nixon. Pero lo era. Y tuvo que dimitir. Hoy hemos vuelto a ver la escena en la comparecencia de Rajoy ante el Plenario del Congreso, que ha tenido lugar en el edificio del Senado español. Pero éste golfo no tiene pinta de ir a dimitir, sino de agarrarse a su sillón desesperadamente, aguardando a que la corrupción general del Pueblo Español convierta la suya en intrascendente. Porque Rajoy, como el resto del Pueblo Español, es católico. Y «nuestra religión» perdona completamente cualquier crimen, mediante la confesión privada a un sacerdote y el pago de «una penitencia». Ésa es la moral que cala hasta la médula de los huesos al país entero.

Rajoy proclama su inocencia y admite sólo que cometió un error al confiar en Bárcenas. Exactamente el mismo error que cometería el Pueblo Español si confiara en Rajoy. El Presidente del Gobierno de España es un ladrón, líder de un partido completamente corrompido, un evasor de impuestos y un mentiroso. Si no dimite hoy mismo, el Pueblo Español sólo tiene dos opciones:

1. Echarse a la calle y armarla hasta que se vaya de su cargo de Presidente del Gobierno y sea sometido a juicio. Bastante improbable. «La oposición me pide que dimita. Mi respuesta clara es no.» Porque a Rajoy, eso de «dimitir» le suena a nombre ruso.

2. Sentirse legitimado para robar, corromper, evadir impuestos y mentir hasta el nivel de Rajoy y el resto del PP (y del PSOE, por supuesto). Algo nos dice que los españoles se decidirán por esta segunda opción.

Lo único que sostiene a Rajoy en el cargo es la dudosa catadura moral de Rubalcaba y del resto de su partido, en la oposición. Tan corruptos son galgos como podencos.

 Y ahora, como siempre, acratas.net dará una primicia que El Mundo y El País os contarán dentro de unos meses:

Bárcenas, que durante años pagó en mano sobresueldos en efectivo a Mariano Rajoy y a Lolita de Cospedal, TIENE RECIBOS de dichos pagos firmados por sus receptores. Porque una cosa es llevar una contabilidad en B y otra muy distinta no llevar ninguna. Sin recibo no puede pagarse ni una peseta.

Como anécdota del debate, al acercarse el catalán Durán al estrado, la televisión ha interrumpido su emisión en directo con un bloque publicitario de laxantes y anti-hemorroidales. Adecuado no solo para el desvergonzado líder de Unió, enfangado hasta las cachas en el caso Pallerols, sino para el resto de maleantes que se repantigan en los escaños del Corruptódromo español. El espectáculo de hoy en el Senado ha sido la peor publicidad para la tan traída y llevada «marca España». Y la mejor preparación subliminal para una pestilente y blanduja Gran Cagazón que atañerá al intestino de todos los españoles.

ÁCRATAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: