En todas partes cuecen habas: Bellotilandia

En un lugar de Bellotilandia de cuyo nombre sí quiero y puedo acordarme pero no lo diré, no ha muchas semanas recaló nuestro ínclito y nunca bien ponderado Patalete. Quiero decir, llegó a su pueblo de origen, donde ha pasado dos meses y medio aproximadamente.

Y allí alejado del mundanal ruido, ha permanecido muchos días y muchas horas de su tiempo en la pequeña huerta familiar, armado de las herramientas más tradicionales: azadón, serrucho y tijeras de poda, y otros similares adminículos campesinos. Pero también el viejo sexagenario, ahora ya sin poder despegarse del todo de su adicción a las nuevas tecnologías, podíamos verlo en ocasiones descansando, sentado en el suelo, bajo la sombra de un naranjo, con la azada a un lado y en la mano una moderna I-pad marca Manzana, con la que leía el periódico que previamente había descargado en la zona wi-fi de Patalete Chico. Y sobre todo, Ácratas, el panfleto digital del que tampoco quiere ni puede despegarse al menos para leer a sus viejos amigos virtuales.

Y digo leer, porque hace tiempo que decidió que nada tenía que decir en el acrático panfleto, pues escorado éste hacia abstrusos temas económicos de los que se declara analfabeto funcional, había decidido callar si no para siempre, si durante un largo periodo, esperando que las musas le inspiraran algún cuento aunque fuera de ciencia ficción a la que tan aficionado es el puñetero viejo.

Ahora ha vuelto a recalar en su “otra” región, . ¿Región dices?, ¡ sea anatema !, Cataluña, desde donde nada nada mas llegar se propone volver a escribir en éste malvado panfleto, que , no obstante como siempre dice, es el mejor de los que circulan por la red de redes, quiere decir, Internet. Pero luego, lo piensa mejor, y decide que no, que ahora en lugar de escribir él, quiere que sea yo quien lo haga. Yo. Es decir, su alienígena amigo Zyxwvut, no de Bellotilandia, si no de Alpha Centauri. Ahora el mundo, su “mundo” del revés. En lugar de transmitirle yo algunos relatos, cuentos, artículos o cualquier cosa que aquellos fueran, dice que le escriba lo que el piense y me transmita. Que esta “jarto”, así lo dice al bellotilándico modo, de escribir en Ácratas, pues que el panfleto, ha devenido en blog de economía y solo, o casi solo economía, ciencia de la que se declara el Analfabeto Mayor del Reino, así con mayúsculas.

Me dice querer contarme que allí en un pequeño pueblo de menos de mil habitantes, ha comprendido que en vez de “arreglar el mundo” al acrático modo con grandes propuestas económicas, en como luchar contra los “Amos” –mejor sería,dice, escribirlo sin comillas- , la SFI y otras grandes e inalcanzables cuestiones, es mejor centrarse en cosas más pequeñas y cotidianas, como arreglar una pequeña huerta que en su caso, y de cumplirse las casandrísticas y malvadas profecías acratoideas, le permitan subsistir, pues de cumplirse éstas, solo en pequeños núcleos autosuficientes, sería posible continuar viviendo de forma mas o menos “humana”, en lugar de otras formas de vida medievalizantes y mad-maxianas.

Y así también en vez de un imposible arreglo universal de “ la problemática” como se dice en pseudo-política jerga, se ha dedicado con cierto ahínco a tratar de solucionar cosas en aquel “mundo-microcosmos” de su lugar de origen que aunque a escala reducida y cotidiana, también se repite, lo que ocurre “a nivel de”, (como en macarrónica expresión antigramatical), se dice ahora de vuestro hispanistánico país.

Y es que nada mas llegar al pueblo, se encontró con una obra a realizar por una de las “grandes” e iberdrólicas compañías del sector eléctrico , que ha soterrado o enterrado por varias calles y plazas de la villa en una longitud de seiscientos metros aproximadamente cables del tendido, antes aéreo y por el campo, con el aplauso y satisfacción inicial de vecinos y autoridades municipales, provinciales y autonómicas.

Hasta que…, si, hasta que el puñetero Patalete, “descubre” que la forma en que para abaratar costes, les colocan los cables con corriente circulando por ellos a veinte mil voltios y cincuenta hertzios… a poco más de un metro de los dormitorios, pegados a la casas. Que aunque soterrados a un metro de profundidad, el campo magnético medido en microteslas, (loado sea don Nicola), les puede ocasionar a medio o largo plazo, graves enfermedades cerebrales degenerativas o cancerígenas, a los vecinos de unas ochenta casas, junto a las que discurre el malhadado tendido eléctrico tan mal planificado y peor ejecutado, que ahora mismo se está realizando.

Así es que nuestro ínclito ciudadano de Bellotilandia, ha decidido tratar de solucionar el grave problema suscitado tanto por las distintas administraciones, como por una de las “grandes” del sector eléctrico, pero a la reducida escala de su pequeño municipio. (“Si no puedo arreglar, cosas de mi huerta, de mi casa o de mi pueblo, como coño voy a teorizar soluciones universales”), piensa y me dice con razón el “joío” viejo).

Y ni corto ni perezoso, ya tenemos al viejo hortelado devenido abogado de causas “imposibles”, dirigiendo escritos al Alcalde se su pueblo, luego al Presidente de la Diputación Provincial de Cáceres, y después al Gobierno de Extremadura, por medio de la señora Consejera de la cosa, sin que hasta el momento haya obtenido resultado alguno.

Y me dice que desde los cuatro folios escritos dirigidos al Alcalde, los nueve al Presidente de la Diputación Provincial, hasta los cinco a la Sra Consejera del Gobierno de Monaguilandia dizque Extremadura, pasando por otros tres a la Iberdrólica Empresa, solo ésta última se ha dignado contestarle, eso si, echando “balones fuera” y cargando cualquier responsabilidad a los autores del pseudo-proyecto de soterramiento, las tres administraciones concernidas.

Y como botones de muestra, me muestra, valga la redundancia, estos fragmentos a título indicativo:

Para el Alcalde:

“Cinco) ….se abunda en los peligros para la salud de los ciudadanos, especialmente niños, ancianos, mujeres gestantes etc, puesto que si bien los campos eléctricos se apantallan y neutralizan fácilmente con los materiales de construcción y dejan de ser peligrosos, no ocurre lo mismo con los campos magnéticos, que atraviesan los materiales de construcción y se introducen fácilmente en los edificios y tejidos biológicos.

….. que la normativa española sobre la materia, se halla obsoleta, siendo enormemente permisiva en cuando a los niveles autorizados de exposición a los campos magnéticos, autorizando niveles hasta quinientas veces mayores, que las normativas actuales en otros países especialmente los del norte de Europa, por lo que incluso en el supuesto de que la línea referida a nuestro pueblo, cumpliera los requisitos normativos legales o reglamentarios, no por ello dejaría de ser altamente peligrosa, incluso sin llegar al límite superior autorizado por nuestra normativa. Cabe señalar, que el Real Decreto 1066/2001 de 28 de septiembre, autoriza el límite de exposición a los campos magnéticos, de 50 Hz (hertzios, que es la frecuencia a que se suministra en Europa), de hasta cien microtesla, unidad de medida de los campos magnéticos. Por el contrario las normativas más avanzadas,(Suecia), señalan el límite entre 0,2 a 0,3 microteslas, es decir, entre quinientas y trescientas veces menor.”

Y no. No se limita a denunciar las “maléficas” consecuencias, si no que propone soluciones. Se patea los alrededores de su pueblo al maratoniano modo a que tan acostumbrado está, y le indica a las no menos ínclitas autoridades “competentes”:

“……Recorridas y examinadas las calles, callejas de salida del pueblo y fincás rústicas –cercas-, que actualmente ni siquiera se labran sino que su aprovechamiento es para hierbas y ganado, se sugiere … un trazado que podía partir desde la vertical del actual aéreo en la calleja prolongación de la calle N, continuando por la calle de San B, en el extrarradio de pueblo y por donde solo están ubicadas pequeñas parcelas de corrales, cobertizos y cuadras de ganado, siguiendo luego por la calleja de salida hacia M y girando a la izquierda en el paraje denominado Prado del A, hasta la mitad de éste paraje. El recorrido descrito, discurre por terrenos de dominio público municipal sin afectar ninguna casa ni ahora ni en un previsible futuro y longitudinalmente ocupa unos seiscientos metros medidos con Global Position System (GPS).”.

A la Diputación:

“….., SEXTO) Que la propia compañía eléctrica ….., suministradora de corriente eléctrica …., y propietaria de la línea soterrada, ya ha sido demandada y condenada en caso similar, por la inmisión ilegítima en viviendas considerando que lo eran los campos magnéticos generados por una subestación de corriente eléctrica ubicado en los sótanos de un edificio, aun cuando la irradiación del campo magnético, era entre 25 y 100 veces menor de los que autoriza la actual legislación española, es decir, entre cuatro y una microteslas, según apreció en su Sentencia de 14 de abril de 2000, dimanante de Juicio 112/98, el Juez titular del Juzgado número 6 de los de Murcia. Contra la tesis de la compañía demandada de que, “ no se acredita de forma indubitada la creación de peligro para la salud”, el juzgador advierte que en casos como éste, debe invertirse la carga de la prueba y es la parte demandada la que debe acreditar la no existencia del peligro citado. Por otra parte hay que advertir que ni siquiera debería ser necesario que existiera un riesgo cierto para la salud, pues en casos como el que aquí nos ocupa, incluso la incertidumbre del caso, ya ocasiona un daño moral indudable, cierto y actual por cuanto éste viene constituido y fundamentado en el elemental y normal desasosiego e intranquilidad que surge en personas …. Afectadas.

A la Consejera “competente” del Gobierno extremeño:

“….., Que de acreditarse de forma suficiente, el problema de salud pública generado por el soterramiento, incluso ésta normativa reglamentaria ni siquiera contemplada en el proyecto, resultaría inválida y no vigente, por cuanto entraría en directa colisión con uno de los Derechos Fundamentes, reconocidos en nuestra Norma Suprema, la Constitución de 1978, que en su artículo 43.1. y 2., se reconoce el derecho a la protección de la salud, y compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y servicios necesarios.

…., de proseguirse las obras de soterramiento y eventual puesta en servicio de la línea, el que suscribe y un numeroso grupo de vecinos y propietarios afectados, emprenderían cuantas acciones legales fueran oportunas, contra las entidades o personas … que resultaran responsables de la generación de un candente problema de salud pública.”.

Me dice que porqué no le ayudo a solventar el problema de su pequeño mundo-origen. Pero, …., le respondo que no puedo, ni debo intervenir en tan cotidianos y terrícolas asuntos. ¿Qué me aconsejas que haga, alienígena amigo alphacenturiano?, me pregunta. Dirígete a tus amigos de Ácratas, le aconsejo. No, hazlo tu. Escribe por mi alguna vez… si quieres.

Y heme aquí escribiendo ésta crónica Alpha-Centuriana, -no-marciana-, dirigida a los antiguos amigos “acratoideos” de Patalete. A MessageInOut, Pepe Fernández , Tony Díaz, Javier Castuera…, et alii. Algunos de los ilustres juristas, ingenieros, y técnicos en C.E.M y otros insignes especialistas y/o
generalistas: aconsejad y acudid en ayuda de Patalete de Bellotilandia y su pequeño y humilde pueblo cuyo nombre prefiere no decir ….

Pues eso.

ZYXWVUT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: