República Árabe Siria: La puerta del Orco

El portaviones Almirante Kuznetsov, camino de la base de Tartus
Rusia ha dotado recientemente a Siria de misiles S-300
Qatar, Arabia Saudita y Turquía entrenan mercenarios para infiltrarlos en Siria
Soldados sirios, fieles a su patria. No hay dólares para comprarlos a todos…
El ejército libre sirio que se supone es una amenaza para un ejército regular.
Siria puede ser la pieza del tablero donde se defina el futuro del mundo. Siria no es Libia. También es una potencia exportadora de crudo, desde luego. Pero la diferencia sustancial es su proximidad a Rusia y su posición geoestratégica respecto al resto del crudo del Golfo. Esa diferencia se pudo comprobar en los dos lanzamientos de misiles balísticos rusos de advertencia a la OTAN en junio y el despliegue de lanzaderas anti bombarderos en posiciones estratégicas. Ningún B-2 norteamericano pasaría esa barrera. Valga la demostración de los dos cazas turcos recientemente derribados sobre territorio sirio.

Lo que se está dirimiendo en Siria no es democracia frente a dictadura. A Occidente le importa muy poco quién mande en Siria, con tal de que esté de su parte —que es la de la OTAN— en el auténtico enfrentamiento en Oriente Medio. El mejor amigo de EEUU en la zona es Arabia Saudita, una dictadura teocrática. En Siria no se baten el “ejército libre”, armado hasta los dientes por EEUU-Israel-UK, y el ejército regular de Al Assad, sino sendas coaliciones de potencias nucleares, EEUU y sus satélites europeos de un lado, y Rusia con el apoyo de China del otro. El aval chino a Rusia en su guerra encubierta contra EEUU no se debe sólo a intereses respecto al crudo medioriental, sino también es la respuesta a la agresiva actitud de EEUU en África, desplazando el comercio chino de materias primas a cambio de sus superabundantes dólares, obtenidos en estos años en que ha sido la manufacturera de los yankis —EEUU quiere que China siga comprando deuda soberana norteamericana (en ese caso, permitiría que China se proveyera de materias primas en su origen, mucho más baratas que a través de los intermediarios, los bancos de inversión de la SFI)—. Pero China quiere deshacerse de los dólares a toda velocidad, pues sabe que pronto no valdrán nada.

De modo que la asociación de “Amigos de Siria” la forman una colección de hipócritas a los que más les valiera cuidar la democracia en sus propios territorios, en franco retroceso por el terrorismo de estado y las violaciones continuas de los derechos humanos. En concreto, el Acta Shield —anti-espionaje— de los EEUU clasifica la tortura y los castigos como medios lícitos para obtener la verdad. Se utiliza cotidianamente en Guantánamo y podría aplicarse a Julian Assange para averiguar las fuentes de las filtraciones publicadas por WikiLeaks.

Los sirios, visto el presente de Irak o Afganistán, saben que, tras el paso de la democratizadora cruzada occidental, su futuro régimen se desgastaría en matanzas sin cuartel entre facciones fundamentalistas, entre las cuales estaría, como no, el supuesto archienemigo de EEUU, Al Qaeda, a cuyos sicarios Occidente está armando abiertamente a través de la frontera turca.

Por su parte, Irán, que es el verdadero bocado apetecido por las petroleras, sabe que si el país hermano, Siria, cae, la guerra contra EEUU, provocada por una agresión unilateral Israelí, será inevitable. Por ello, es el tercer país que se añade a Rusia y China para defender Siria a cualquier precio.

Ya advertimos que, a partir de este año, se iniciaría una campaña mediática de proporciones colosales para justificar la agresión unilateral a Siria e Irán:

EEUU, igual que hizo en Libia, paga a través de testaferros sumas millonarias por las defecciones de miembros del gobierno sirio. Es decir, corrompe personas cercanas a Al Assad mediante dinero para presentar luego en los corruptos medios occidentales una situación de debilidad del régimen que no es cierta. Es en ese marco en el que cabe incardinar los millonarios sobornos de los “amigos de Siria” a altos cargos gubernamentales y del ejército sirios, unidos a la promesa de que, igual que sucedió en Libia, Irak o Afganistán, ocuparán puestos relevantes en la “nueva democracia Siria”.

EEUU tiene práctica corrompiendo políticos y militares. La ONU es un nido de podredumbre, un Patio de Monipodio. Los votos se compran y se venden. La misión de paz de Koffi Annan, el más corrupto de los secretarios generales de la ONU hasta la llegada de Ban Ki-moon, ha sido una pantomima. No es extraño. La ONU fue creada para servir de embrión de los que EEUU llama, por boca de sus presidentes y pensadores, el “Nuevo Orden Mundial”.

La realidad es que los falsimedios mienten respecto a un supuesto desacuerdo en el Consejo de Seguridad que impide una resolución sobre Siria. El Consejo ha decidido no intervenir, pues para eso sirve el veto de Rusia y China, totalmente dentro del reglamento. Una propuesta vetada es una resolución. Sin embargo, la troika imperial, EEUU-Israel-UK, lo vende a través de su propaganda como un bloqueo de la capacidad decisoria del Consejo que podría justificar que, por “imperativo humanitario”, la OTAN interviniera sin permiso de la ONU. Ya sucedió en Afganistán e Irak, con el pretexto de la “guerra contra el terror” que aterrorizó y exterminó a las poblaciones civiles de ambos países.

La realidad sobre Siria de la que los falsimedios no informan es que el “ejército libre” no existe. En su lugar hay una horda de sicarios terroristas armados por Occidente y entrenados y dirigidos sobre el terreno por tropas británicas, americanas e israelíes que, sin los bombarderos de la OTAN, no pueden hacer sombra al ejército sirio. Por eso se limitan a posar ante las cámaras de los pútridos periodistas de los media occidentales y a asesinar civiles que esos mismos medios sionistas presentan luego como bajas provocadas por el ejército regular sirio, confiando en que nadie dedique a la noticia ni un minuto, pendientes de los deportes o de sus propios problemas.

Y, sobre todo, de lo que no informan es de la reacción de la población civil que no ha huido a Irak o Líbano. Los sirios saben que el futuro en manos de los títeres de Occidente es miseria y muerte. Y se han puesto de parte de su gobierno. Saben que con Al Assad, por nefasto que sea, disfrutan de una mayor cota de occidentalización —sanidad, educación, trabajo y paz social— que si Occidente los ocupa. Entonces podrán darse por contentos con la mera supervivencia, con comer y tratar de seguir vivos día a día.

EEUU no tiene elección. Debe retirarse de Oriente Medio. Por supuesto, Sión continuaría pagando los gastos militares para seguir con su agenda de ocupación territorial. Pero los pagaría con más papeles falsos, con dólares sin respaldo alguno. Obama lo sabe y se irá de todos los conflictos armados que pueda evitar para tratar de resolver sus gravísimos problemas internos, que son el paro, la miseria y una inflación galopante, consecuencia de decenios de vivir 310 millones de norteamericanos del crédito internacional. Obama sabe que Israel desea la guerra con Irán. Tanto, que acabará por provocarla unilateralmente si no gana Romney en noviembre.

Si gana el neocon, embestirá él solo como ya ha prometido a Netanyahu a cambio de financiación para su campaña y del voto de la minoría judía norteamericana. En tal caso, la SFI de Sión ganará mucho dinero desde su sede en Londres, comerciando con la muerte. El primer paso en la escalada bélica sería la intervención en Siria, tuviera las consecuencias que tuviera. Romney tiene cerebro de mosquito, como ha dejado claro ya. Igual que muchos de los generales norteamericanosm cuya táctica consiste en triturar a sus enemigos desde el aire para desembarcar luego entre cadáveres y rematar a los supervivientes con correlaciones de fuerza de mil a uno. Pero Rusia no es Irak, sino un gran oso muy duro de pelar. Ya Occidente envió contra Rusia a Hitler, y se estrelló en Stalingrado y Kursk. De momento, el oso ha desplegado sus misiles balísticos en la costa oriental, la posición más próxima a EEUU y Canadá, con quienes tiene un antiguo contencioso en el Gran Norte. Todas sus fronteras están cubiertas.

Las piezas están situadas, listas para el intercambio y el sacrificio. Queda una esperanza: Si Obama renueva la presidencia, puede ganarse el Premio Nobel de la Paz que le anticiparon sin ningún mérito en 2009. Si pierde las elecciones de noviembre, Siria será la Puerta del Infierno para todos nosotros.

ÁCRATAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: