ERE en ETA Los recortes obligan al cierre de la banda ¡Aquí no hay más violencia que la del Estado!

Cualquiera con dos dedos de frente —incluso este viejo medio loco que se pasa el día tomando whisky de malta a sorbos— ve absurdo que ETA eche el cierre justo cuando la conflictividad social es noticia diaria en todos los medios. Ahora que sus acciones pudieran volver a tener claque popular —la tuvieron en los últimos estertores del franquismo—, y aunque uno se alegre de su inaudito pacifismo, ¿qué sentido tiene que deponga las armas y se pase a la agotada y desprestigiada política parlamentarista con Amaiur? ¡Si la tradición vasco-navarra ha sido asamblearia toda la vida! ¿Es tal inoportunidad esperable de una organización terrorista revolucionaria de corte marxista-leninista? A mí me parece que no. Eso es lo esperable en un servicio público que cierra porque pierde mucho dinero, como, por ejemplo, el aeropuerto de Ciudad Real o el teleférico de Montserrat; pero no en una banda de asesinos despiadados que lleva haciendo su revolución, pegando tiros y deflagrando artefactos explosivos, desde 1958.

Pues nada. Aunque resulte más incómodo que meterme un higo chumbo en el ojal, me anestesio con otro latigazo y paso a buscarle explicación a la paradoja. Reviso algunos indicios:

—El rechazo masivo ayer, 345 votos contra 5, de la iniciativa de ilegalizar Bildu, Amaiur y hasta a la santísima virgen de Begoña, de la talibana de UPyD, Rosa Díez.

—La petición del presidente Rajoy a Amaiur para que “use su influencia en ETA” —qué cara más dura tiene quien maneja los Fondos Reservados— para que se disuelva.

—Las peticiones de reconciliación nacional en Euskadi del impostor López disfrazado de Patxi Lopetegi, lehendakari y dantzari.

—Asuntos como el chivatazo del bar Faisán, que demuestran las carnales relaciones entre altos funcionarios del Gobierno y los malvados terroristas.

—Las eternas negociaciones Estado/ETA en bellos parajes turísticos.

—El impagable servicio de encubrir a la OTAN, autora de los atentados del 11M, al fungir de segundo falso sospechoso detrás de Al Qaeda —prestándose a transportar, pocos días antes del atentado, 500 kilos de gomadós, más caducada que un condón de Giacomo Casanova, en una furgoneta a Madrid, en medio de una brutal nevada nocturna y estrellándose contra un control de la Benemérita—. ¡Qué malos son los guionistas españoles, aunque a veces les otorguen goyas como pollas!

—El no menos importante servicio de tirotear al pobre Isaías Carrasco, cobrador de peajes y ex-concejal del PSE, para que el sociópata de Zapatero ganara por los pelos las generales de 2008.

Me pregunto: ¿Me quedaré corto si pienso que ETA está infiltrada por el CNI? Item más: ¿Será consecuencia del alcohol mi sospecha de que todos los miembros de la cúpula de ETA trabajan —al menos en los últimos tiempos— para los servicios de inteligencia? Esto parece tan insensato, que vale la pena tenerlo en cuenta, porque, en España, nada tiene más posibilidades de ser verdad que lo descabellado.

En lo material, el cierre de ETA le vendría de perilla, en tal hipotético caso, al recorte presupuestario del Ministerio de Defensa —con más deudas que un recién casado, porque le ha salido cada libio masacrado en los bombardeos sobre Trípoli a un millón de euros—. No hay dinero en los Fondos Reservados para el sostén de tantos reptiles y tantas ‘causas humanitarias’. No hay para combatir a ETA, pero, con el resto de la partida, pueden seguir yéndose de putas a costa del Pueblo, como Amedo y Domínguez, que fueron los Pepe Gotera y Otilio del contra-terrorismo.

Pero la razón de fondo sería otra. ETA habría estado ahí mientras fue útil; y ya no estaría cuando su existencia pudiera poner en riesgo al Estado. El Estado jamás ha temido a ETA, eso se ha evidenciado siempre. Ni siquiera cuando, auxiliada por la CIA(1), hizo saltar a un presidente del Gobierno por encima del edificio del colegio de los Jesuitas de Madrid. El Estado, a quien le tiene un miedo cerval de verdad, es al Pueblo Español, porque es el que lo ha revolcado y hecho morder el polvo en muchas ocasiones. En todas ellas, el Estado, financiado por las clases sociales dominantes de siempre, hubo de reinventarse a sí mismo recurriendo al Ejército. ¿Y qué saca ETA de todo esto? Pues negociar al alza su final, diga lo que diga Rajoy. El Estado no puede permitirse tener a una banda paramilitar activa en una situación de conflictividad social como la que se avecina. Y así, mira tú por dónde, se explicaría el cierre de ETA precisamente cuando la kale-borroka tiene visos de extenderse por toda España al estilo griego: Para que al Pueblo ni se le pase por las mientes repeler la represión del Estado recurriendo a las armas. “¿Las pistolas, para qué? Si hasta la ETA de toda la vida, más recalcitrante que los hongos de los pies, ha entregado las suyas, y se ha rendido”.

Me premio con un último trago y me quedo pensando en que aún habrá idiotas que opinen que razonar con etílica lucidez es hacer, de algún retorcido modo, apología del terrorismo.

MHDP

(1) Agencia TASS.

Últimos artículos

http://feed2js.org//feed2js.php?src=http%3A%2F%2Facratasnew.blogspot.com%2Ffeeds%2Fposts%2Fdefault%2F-%2FARTI&num=4&desc=450&utf=y <br /> <a href=”http://www.feed2js.org//feed2js.php?src=http%3A%2F%2Facratasnew.blogspot.com%2Ffeeds%2Fposts%2Fdefault/-/ARTI&num=3&desc=450&utf=y&html=y”>View RSS feed</a><br />

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: