Dos más dos

Debido a cierta deformación profesional, desde el principio me he interesado por todo aquello que los indignados tuvieran que decir sobre la educación pública española y su sistema de enseñanza. Para aquellos que no lo recuerden, la atención prestada es más bien exigua, y sus miras de escasísimo vuelo. En la propuesta número cuatro, la dedicada un poco rimbombantemente a los llamados servicios públicos de calidad, hay dos apartados -el tercero y el cuarto- que hablan de la contratación de más profesores para disminuir la ratio de alumnos por aula y de reducir el coste de la matrícula universitaria. Comprenderá el lector mi escepticismo y suspicacia ante semejante parto montañés, y máxime cuando estas propuestas forman parte de una vieja consigna que ha llevado hasta el desastre que todos conocemos el sistema de enseñanza español. Porque, en realidad, no me preocupa tanto la mediocridad de las pretensiones que la spanish revolution demuestra en materia educativa o el pobre asesoramiento de sus conspicuos redactores, cuanto el más que sospechoso e inquietante empeño por transformar el problema, que es cualitativo, en una cuestión meramente cuantitativa; labor esta que, desde que los primeros índices de fracaso de la reforma de los años noventa se hiciesen públicos, sus más furibundos adalides han llevado a cabo con especial dedicación.

Dos más dos igual a cuatro. O lo que es lo mismo: el movimiento de ciudadanos independientes que han ocupado las plazas de las principales ciudades del país, ni es ciudadano ni es independiente. Y en estos dos puntos dedicados a la enseñanza está la prueba definitiva. Porque, si bien las otras propuestas de regeneración también apuntan a una serie de reformas que poseen un marcado carácter intervencionista y estatalista que las hace ser hijas del llamado pensamiento de izquierdas, todas ellas pueden ser explicadas, si nos ponemos condescendientes, a partir de esa constante histórica que, desde hace dos siglos, convierte a las sociedades en crisis en carne de cañón de las utopías de la igualdad social y la tutela de Papá Estado. Es decir: pura ignorancia política, pura intemperancia intelectual. Ahora bien, el hecho de que, cuando se aborde la cuestión educativa, se recurra a soluciones tan poco instintivas como la ratio de alumnos o la falta de apoyos -pues cualquiera que tenga ojos para ver y oídos para escuchar sabe perfectamente que la almendra del problema es otra bien distinta; y para eso no es necesario ser un experto en la materia-, nos sugiere que, en efecto, algo olía desde el principio a podrido en Dinamarca.

Por si el lector desconoce este dato, le diré que siempre ha sido un lugar común, en el discurso de los sindicatos y de los partidos políticos de izquierda, evitar cualquier responsabilidad, salirse por la tangente y culpar de todos los males de la enseñanza pública a la escasa financiación de la misma y a cuestiones coyunturales como el número de alumnos por clase. Cuestiones estas, por supuesto, que no sólo evaden sino que ocultan el verdadero problema; a saber: la enseñanza española, con su estructura delirante, su ardoroso rousseaunismo y su sistema de promoción laminador de conciencias, es el campo de experimentación que los ingenieros sociales de la nueva/vieja pedagogía han puesto al servicio de un régimen político y un sistema productivo que ha convertido a España en un país de putas, albañiles en paro y eternos aspirantes a funcionarios.

El gatopardiano principio, que dice que hace falta que algo cambie para que todo siga igual, empieza a cobrar especial significación estas últimas semanas. En los municipios, por ejemplo, donde algunas siglas políticas ya se están subiendo al carro de las asambleas ciudadanas, esto ya es un hecho fácilmente constatable -en algunos de ellos me consta incluso que los concejales del PSOE, recién desalojados de los ayuntamientos, asisten religiosamente a cada una de las reuniones semanales-. Por ello, no hay que ser un lince para unir cabos y empezar a pensar que quizá todo este barullo no sea más que la cortina de humo que ha ideado un régimen en apuros, y que, más allá de la ignorancia o la ingenuidad de quienes han promovido las movilizaciones, existen intereses que se ocultan tras las instituciones más inamovibles del chiringuito.

DAVID LÓPEZ SANDOVAL
Diario de la RC

…Makes Four

‘Ácratas’ sustains its rigorous path of support to the truth. This sound rare, as well we know. The parties, media and people in general are used to «adopt» an ideological thesis and they never abandon it, never criticize it, while they skin opponents as they try to take over «their» given parcel of power and corrupt money. We know, truth is not black or white. The reason is not only in one side, even when some sides rarely are right. On the issue of mobilization of the stigmatized as «outraged», ‘Ácratas’ has stated from the very beginning:

1. The 15M was conceived as a fake, a figment of the left parties to mobilize the vote in local polls.

2. However, the 15M overpassed the espectatives, and went out of control to its creators. It is difficult to play as demiurges, if they are not gods.

3. Today, the legitimate actions of protest groups «inspired» in the 15M –but disqualified for its «leaders», who the hell has the right to establish himself as leader of an anarchist movement?– are torpedoed by the police, by violent infiltrated agents of the secret police to justify to public opinion –which has a soft soul of wet clay– further raw and repression. As they did indeed violent, we ask what were doing these factious groups to justify their fast identification and their isolation by pacific protesters, and that make necessary to be «rescued» by the Police?

4. But the technology that has given so much money Telefónica, Orange and Jazztel, these phones that record images and videos you can «hang» instantly on the Internet, are an unavoidable danger at the moment for the regime. They have shown who Felip Puig is (Minister for Internal Affairs who led the crackdown on demonstrators in the Plaza de Catalunya «to avoid greater evils»): a liar and a son of the Big Bitch, the schizophrenic nationalist right.

5. The right wing is lost. This that we see in the media are fancy test of what will happen soon, after ZP will lose the general election and the arrogant right wing — educated by the Jesuits– get the power. How easy to defeat are them going to be! How fast are they going to fly out of the borders of France and Portugal!

6. So the smartest right wingers (Aguirre, Camps) have proposed some democratic gestures, such as the election of deputies in single-member constituencies. It is not enough, you clowns! We, the fucking Spaniards, want a complete democracy. And we will not stop until we get it. We won’t stop.

Do not you take it in the wrong way, but you –politicians and exploiters– shall be relieved of your burdens and charged with economic crimes and high treason to your country. You’re going to live on prisons, where you can caht with bankers and some other Spanish plunderers, Botin and his family among them (all charged with tax evasion crimes against the Treasury by over 2,000 million euros into a Swiss bank … They say they have paid taxes on such a capital … But we ask them, in behalf of the Justice that never will ask: «If you have paid taxes within the law, why all that money is not in your own bank, the Santander?»

Come on, anarchists! Let’s flood the streets, knowing that much sooner than later, grand avenues will reopen where free men shall pass, to build a better society!(1)

ÁCRATAS

(1) Salvador Allende, through Radio Magallanes, September 11, 1973, a few hours before he were killed.

TranslateThis();

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: