EL ENGAÑO MEDIÁTICO A ESCALA MUNDIAL

Ya comentamos algo en su día sobre la enorme variedad de diarios, revistas, radios y otros medios de comunicación, al cual damos el calificativo de prensa, lejos de constituir una riqueza por su aparente imagen de variedad informativa, constituye más bien una uniformidad de la información, controlada por unos pocos y poderosos grupos comerciales. Esto constituye una nueva manera de dominación, por la influencia y control que ejercen estos sobre las conciencias de las poblaciones. Este fenómeno nunca antes visto en la evolución de la historia humana.

«La diseminación de noticias y opiniones se ha convertido en una rama de los grandes negocios y, como los demás grandes negocios, ha avanzado a la etapa oligopolista. Como tal, se ha convertido en el casi monopolio de un puñado de grandes empresas… Pero, la diseminación de noticias y opiniones no es un proceso productivo ordinario. Está íntimamente ligado a la existencia de la democracia efectiva… Existe un límite a la monopolización de la opinión que la democracia no puede rebasar y seguir siendo efectiva –y ésta será, por supuesto, la tendencia política a favor del gran capital–, entonces es casi imposible que el pueblo haga una elección racional. Estas cuestiones, y no tanto las formas constitucionales, serán las que realmente importen en las luchas políticas de la segunda mitad del siglo».

Esto fue publicado en 1954 por el británico John Strachey, en su libro El capitalismo contemporáneo. Ha pasado más de medio siglo, pero su pensamiento sigue plenamente vigente hoy, cuando -parodiando al Manifiesto comunista de 1848 un nuevo fantasma recorre el mundo, y esta vez es el fantasma de la crisis final del capitalismo, la gran crisis terminal, global, mundial…

La SIP( o Sociedad Interamericana de Prensa)es una organización de Estados Unidos que reúne a los grandes dueños de periódicos de ese país. con una visión del mundo que coincide con la óptica del poder imperial de Washington, arrastrando consigo a la comparsa de las oligarquías propietarias de periódicos en todo el mundo. El periodismo escrito representado por la SIP se ha hecho llamar habilidosamente «cuarto poder». También ha teorizado sobre una pretendida imparcialidad, aderezada con otro mito: la doctrina supuestamente científica de una inexistente «objetividad».

Con estas enseñanzas del periodismo estadounidense, más la manida «pirámide invertida», se han formado generaciones de periodistas, en España también, moldeados en la teoría del engaño al prójimo. Con el transcurso de los años se han convertido en expertos practicantes de la auto-censura e intérpretes de los deseos de sus jefes de redacción, que por su parte conocen al dedillo los deseos más profundos de sus patrones, los dueños de los diarios. Son abundantes los maestros en ocultar noticias o en tergiversarlas dándoles una buena dosis de aparente imparcialidad; sacan brillo a sus informes sesgados, inconexos y a veces sin sentido, pero recargados de intencionalidad política des-informadora.

La teoría y práctica del engaño pretenden hacer creer a los lectores que los propietarios de periódicos son también los dueños de la verdad. Se atribuyen facultades de superioridad sobre la sociedad que nadie nunca les otorgó y actúan como si hubieran sido elegidos para formar parte del Estado según el concepto de separación de poderes. Los ciudadanos de esa forma jamás, ya que no luchan por obtener el poder político, podrán elegir con el mayor número de datos auténticos en la mano pues se le son sustraídos constantemente.

Por otro lado, no solo no puede elegir ni los diarios que desearía leer ni sobre los contenidos que deberían contener, pues todos esos diarios forman parte del mismo conglomerado falso que tiene la mentira como estandarte. La noticia, a menudo tergiversada y maliciosamente comentada, se impone con la fuerza que sólo la riqueza de sus dueños otorga a la tinta y al papel.

Al fin de cuentas, los diarios estadounidenses que manejan a la SIP con la aquiescencia de los dueños de periódicos de todo el mundo no son más que otra expresión ideológica del poder imperial y de la fuerza totalitaria del dinero. Nadie elige a este poder virtual que cada día se esmera en torcer la realidad, decidiendo qué es o no es «noticia» y tergiversando los acontecimientos inconvenientes para el imperio y las clases dominantes de los países sometidos.

Los amos de la prensa tienen también la prerrogativa de establecer qué hechos deben ocultarse al conocimiento de los lectores, para manipular mejor las opiniones políticas de los ciudadanos, y sin olvidarse de entregar cotidianamente una orientación de coyuntura a las clases política y propietaria que detentan todos los poderes reales en la región de que se trate , desde el poder político y militar del Estado al poder económico.

No es casual que en las páginas editoriales de los grandes rotativos estadounidenses y españoles aparezcan como malvados los gobiernos de los países cuyos pueblos decidieron desobedecer al imperio, en una rebeldía que presenta diversos matices, que van desde la insumisión de Cuba y Venezuela, al desacato de Bolivia, Nicaragua y Ecuador, más la trasgresión de Argentina, Brasil, Panamá y de otros países con sus propios matices. En definitiva, los poderes que someten a los del mundo tienen a un importante aliado en todos los grandes medios de comunicación –escritos y audio-visuales– y, en general, en la llamada industria del «entretenimiento».

Este súper poder ideológico abarca todo el periodismo contemporáneo, diarios, radios, contenidos de la televisión por cable, el cine, la lectura, el mundo editorial, los clubes e incluso los estadios deportivos y prácticamente todo lo que esos mismos medios denominan «la cultura» de nuestro mundo. Dicho claramente, este factor mediático informativo forma parte de los poderes que, de hecho y no por derecho, nos someten como pueblos diviendo a los sujetos y consiguiendo el deseado “enfrentamiento” que permite mantener su poder, el del capital y el poder de los gobierno falsamente llamados democráticos y a todos los que de ellos viven, incluidos los millones de gusanos desestabilizadores de la tranquilidad de los humanos que soportan sus brabuconerias, asesinatos, robos y demás.

6 comentarios en “EL ENGAÑO MEDIÁTICO A ESCALA MUNDIAL

  1. Interessant inversió de tots els valors: segons vostès, la llibertat de la premsa és, en realitat, una ficció que condemna als incauts lectors a la ignorància i la submissió. En canvi, a Veneçuela el que hi ha és llibertat de premsa verdadera, és clar. I a Cuba i a Corea del Nord i a Iran. Esteu com un llum, fills de la divina acràcia de pacotilla!

  2. Ni en castellano se entendería lo que dice este señor, porque no se sostiene…en ningún idioma.

  3. .

    Cotidiano RoigTotal: entiendo que no esté de acuerdo con algunos artículos y sí con otros. Ni siquiera nosotros mismos acordamos los contenidos, cada autor expresa sus propias ideas y escribe sobre los temas de su elección.También usted puede expresar aquí sus propias ideas cuando quiera. Le invito a ello. Siempre será mejor leer sus trilladas tesis pro-socialistas que soportarle en una continua crítica cínica y desmesurada. ¿Se atreve a escribir, o sólo le gusta machacar al prójimo? Cuando quiera, ya sabe… Envíeme su trabajo a mi e-mail. Si se decide, se lo mando de inmediato.Saludos acráticos desde la República Constitucional; hoy, una idea; mañana, un martillo para partidillos como el suyo, nacionalistas de boquilla, que no ambicionan más que gestionar presupuestos cuanto más altos, mejor; por lo que se les pueda pegar a los dedos.

  4. Tengo casi como una norma posicionarme a favor de cualquier gobierno que le planta cara al Imperio.Esto nunca es duradero, pués en cuanto dicho gobierno por una serie de cuestiones, pasa a ser no conflictivo cambio, el posicionamiento y me quedo en la neutralidad.Tal es el caso de Libia y Argelia.Mi máxima: todo lo que perjudica al lider de Occidente es bueno para adelantar la caída del Gigante.A la prensa escrita ni puto caso.

  5. Aqui todo el mundo a lanzar antorchas pero lo cierto es que de momento, la gran mayoría de los españoles tenemos el estómago con comida caliente y ese es un logro del capitalismo que tanto odiamos.

  6. ¿Por qué escribe aquí un individuo que tritura la lengua escribiendo palabras como la de "brabuconerias" y que pretende darle lecciones a un periodista profesional? ¿A qué se dedica él profesionalmente? ¿Es peluquero?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: