LOS CONVERSOS

Un amigo mío de toda la vida ha dejado el PSOE y se ha pasado a la derecha, al PP. No es un caso único, sino —cosa de la edad, del poder adquisitivo, de la gauche divine que, por no querer dejar de ser divine, se convierte en droite divine— algo bastante común: le sucede a miles de personas cada año, a cientos cada mes y a decenas cada semana. Pero el caso es que me ha dado que pensar. Mi amigo entró en la Administración a pesoico dedo devenido de pesoico carné; pero luego se ganó su plaza de funcionario en unas amañadas oposiciones en las que, lo sé de buena tinta, sabía de antemano qué preguntas iban a salirle en el examen; mientras que el resto de los candidatos opositores, no. Pero como de eso hace ya mucho tiempo, mi amigo, olvidándose del cómo llegó a gozar del limbo placentario del quedar al margen de los avatares del mercado y de las crisis económicas, se ha vuelto crítico con el corrimiento intelectual de la izquierda pseudo-obrera española hacia el abismo radical. Hablando claro: cree que Zapatero es un babuino encumbrado y, como no ejerce en Cataluña, se atreve a decir que Montilla es un pichacorta, un ignorante bajito y acomplejado, más malo que un tumor en la mollera, y que por eso es President.

Entiendo, en parte, lo de mi amigo. La parte que entiendo es su concepto de la izquierda post guerra-civilista. Pero la parte que no puedo entender es la de que, no ya mute su pensamiento en ideología de derechas, sino se apunte al PP y a su política. El PP no es una derecha moderna —si es que alguna puede serlo: “derecha moderna” es, me parece a mí, lo que se denomina, en Retórica, un oxímoron— sino un arrecife fósil del franquismo y la Iglesia Católica, adobados por la Banca, con algunos despistado, unos cuantos niños de familia bien (o sea: las Álvarez de Toledo, Sáenz de Santamaría y cositas así), unos pocos nobles paleo-monárquicos con aspiraciones mediáticas, miles de soplapollas engominados y decenas de miles de aprovechados businessmen al arrimo del poder y del dinero.

El problema de mi amigo, así se lo he dicho, es que, ante la decepción de la izquierda, no hay alternativa digna. Que, en efecto, el PSOE es mierda de perro; pero la disyuntiva es mierda de hiena. Que no existe alternativa porque todo está pactado en las alturas para que no exista. Que esto son alubias: unas blancas y otras rojas, pero alubias todas, con el meteorismo pertinaz que implica su digestión. Que esas acrobacias políticas están bien para los funambulistas (como Jiménez Losantos, capaz de pasarse del PSUC a la defensa de lo más ultramontano de la derechona vía Conferencia Episcopal, él, que no cree en Dios; o de Ramón Tamames, que saltó directamente del PCE al PP por vía rectal; sintiéndose ambos avalados por trayectorias como la de Mario Vargas Llosa, que es de otro país, de otro continente y de otra galaxia intelectual). Que se va a arrepentir, en fin, de no optar por lo lógico, que es abominar del Régimen partitocrático-Monárquico, y exigir una auténtica Democracia para España, que nunca la ha tenido, que no sabe lo que es ni lo que dignifica a sus ciudadanos copartícipes. Que no se trata de cambiar de partido, sino, en definitiva, de cambiar de cosmología política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: