LA LEY DE CUOTAS FEMENINAS


Existe un fundamento ético, moral, para las cuotas femeninas, y es la procreación. Dios (en su divina disposición y circunstancia) determinó que tal función se realizara por cuotas exactas: un hombre y una mujer. Es lo que, en terminología química, se denomina proporción “estequiométrica”. Así proveyó el Terrenal Paraíso. Cualquier cosa que se pretenda hacer en el mundo, aunque no sea algo tan creativo como la vida misma, deberá hacerse por cuotas exactas. O será cosa muy aburrida, excepto para los gays.
Sostienen algunos “científicos”, en cambio, que ancestralmente la cuota para procrear no existía, porque no existía Dios aún. Y que toda una horda de hombres se acoplaba en sucesión a la misma mujer, pillada al descuido, con lo cual, ésta se quedaba embarazada, aunque aún seguía sin saberse por qué. Ese es el principio de la “no cuota”: la Ley del más Fuerte.
Humanista e ilustrada, “La PSOE” sabe todo esto y quiere estar en paz con la Ley de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: