LOS INOPORTUNOS VISITANTES

Nadie se explica el empeño del Gobierno en la extemporánea visita de los Reyes de España a las plazas de Ceuta y Melilla, que se sabe conflictiva, y por eso no se había producido nunca hasta ahora. Y es que el asunto es contemplado por Marruecos como una especial afrenta, porque considera ambas ciudades autónomas como territorios propios “ocupados” por España. El embajador de Marruecos ha sido llamado a consultas a Rabat y el conflicto diplomático es ya un hecho incontestable.

Se preguntan los ciudadanos que se preguntan cosas, y los periodistas y los analistas políticos, cuáles puedan ser las ocultas razones del Gobierno para cometer este aparente despropósito diplomático. En mi opinión, sólo hace falta un análisis somero para dar con ellas.

Descartemos desde ahora mismo que se trate de satisfacer los legítimos deseos de los españoles que viven en las plazas africanas, y que esperan la visita de los Reyes desde hace treinta años. Porque por unos cuantos miles de ciudadanos, votantes peperos casi todos, no se molesta el aparato del Estado socialista.

Y veamos primero que, cosa extraña, la visita representa un conflicto con un aliado estratégico de la España de los socialistas. Todos recordamos la visita de apoyo de Zapatero al rey Mohamed VI con motivo de la invasión de Perejil, con la denigrante foto de todo un Jefe de la Oposición delante de un mapa que mostraba Ceuta, Melilla y hasta Canarias como parte integrante del Reino de Marruecos.

Recordemos luego que la Corona ha sido vapuleada por los independentistas catalanes y vascos y por los partidos radicales y añorantes de la II República sin que los socialistas hayan movido un dedo para evitarlo. No se trata, por tanto, de rehabilitar la institución a ojos de los españoles, porque a Zapatero la imagen popular de la Corona le trae al fresco.

Veamos además que la visita se produce a sólo cuatro meses de las Elecciones generales de 2008. Y conociendo a los socialistas, a esa causa ha de servir, sin duda, este esperpéntico conflicto.

Y pensemos finalmente que, en realidad, de lo que está cerca la visita de los reyes es de otro acontecimiento crucial, como ha sido el conocimiento de la conflictiva sentencia del 11-M, que tiene a media España enfrentada con la otra media. Y aquí ha de estar la clave de todo el asunto.

En primer lugar, porque un alboroto mediático oculta otro: hay que hacer que los españoles que dieron su voto a los socialistas a causa de los atentados, y que no acaban de tragarse que todos los interrogantes hayan quedado resueltos en el juicio, se olviden del asunto y den la investigación por cerrada.

En segundo lugar, las consecuencias de la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla serán un refuerzo de la sentencia del 11-M, en el sentido de conseguir “hacer muy malos” a esa banda de desinformados y delincuentes de poca monta que han cargado con los 192 muertos de los trenes de Madrid, y que lo único que tienen en común es que son todos magrebíes.

¿Que no me creen? Pues añadan ustedes la coincidencia de que el juez Baltasar Garzón (que presionó a funcionarios de la Policía Científica en el “caso del ácido bórico”, en relación con el 11-M) se haya decidido a investigar precisamente ahora a trece altos cargos marroquíes por los delitos de genocidio y torturas en el Sáhara Occidental. Y agreguen unas amenazas de Al-Qaeda Virtual a España, Francia y otros, en la Red.

¿No faltaban en el juicio unos autores intelectuales del atentado? Pues se les inventa mediática y extrajudicialmente, y punto. Para el público desinformado, ése que opina y cambia de opinión cien veces al compás de lo que ve y oye en la televisión, viene a ser lo mismo. Y predigo que este anzuelo lo va a morder aún con más fuerza la ciudadanía conservadora, la que vota al PP. El Think Tank socialista no cesa de elaborar obras maestras mediáticas (Hay que reconocérselo: le da sopa con hondas a la derechona. Esa derechona que vive en permanente perplejidad desde el 11 de marzo de 2004 y que perderá inexorablemente las próximas Elecciones Generales. Por cierto, ¿se les ocurre a ustedes mejor fecha para la próxima cita electoral que el domingo, 9 de marzo de 2008, a dos días del aniversario del día más luctuoso de la “democracia” española?)

Si tengo razón, y sé que la tengo, se hablará mucho y muy mal de los marroquíes en los medios lacayos del Poder (que son todos) en los próximos días.

(NOTA: Espero que nadie piense que rechazo que se investigue a cualquier sospechoso de genocicio y torturas —especialmente respecto al Sáhara Occidental, ex-colonia con la que tan enorme deuda histórica tiene España, tras su cobarde abandono en manos de Marruecos y Mauritania—; ni que estoy en desacuerdo con que los Reyes visiten Ceuta y Melilla, en lugar de Baqueira-Beret.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: